¿Tu éxito depende de ti o de alguien más? – Blog de Empléate
fade
1249
post-template-default,single,single-post,postid-1249,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Tu éxito depende de ti o de alguien más?

up up away¿Cómo descifrar las razones del fracaso? ¿Qué ocurriría si cambiando algunos aspectos de tu vida, logras dar con las piezas faltantes para alcanzar lo que deseas?

Según el Dr. Walter Dresel la reingeniería personal “se trata de un proceso de cambio de estructuras del pensamiento y de la acción de un ser humano, que surgen como consecuencia de la realización de un balance del grado de satisfacción o insatisfacción con lo que la vida le devuelve”.

Es común encontrar personas que atribuyen sus desaciertos al contexto: la familia, amigos, trabajo, e incluso a la pareja. Sin embargo cada individuo en razón de su propia naturaleza, es responsable de sus sentimientos y emociones, por ende también lo es de sus conductas, acciones y actitudes.

Comprender y concientizar el impacto de las decisiones que tomamos en nuestras vidas, paradójicamente pareciera un poco difícil de asimilar, sin embargo, planteamientos como el de la reingeniería personal explican de forma lógica, sencilla y detallada, qué utilidad tiene reinventarnos: 

1-      Somos más productivos y eficientes en todos los espacios donde estamos. El trabajo fluye, las relaciones de pareja mejoran y nuestros proyectos personales progresan.

2-      Avanzamos aún con miedo. Esta es una de las emociones más fuertes y complicadas de manejar, pero cuando encontramos las razones de nuestros temores, es más fácil enfrentarlos y continuar.

3-      Comprendemos nuestra responsabilidad. Culpar a otros deja ser un hábito y ponemos en marcha los planes necesarios para concretar cada meta.

4-      Cambiamos positivamente. No necesariamente estemos haciendo todo mal, si dejamos el orgullo de lado, logramos identificar dónde están las fallas más importantes.

5-      Encontramos la felicidad, porque sabemos qué nos la proporciona.

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario