¿Tu entorno laboral te ha generado traumas? – Blog de Empléate
fade
5963
post-template-default,single,single-post,postid-5963,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Tu entorno laboral te ha generado traumas?

Tener traumas en el trabajo, parece ser una expresión un poco fuerte, ya que, si bien en algún momento hemos pasado por situaciones de estrés, llegar al punto de llamarlo “trauma” parece algo exagerado y hasta descabellado, sin embargo, es más común de lo que se cree.

Sucede que muchas veces, sin darnos cuenta, entramos en un entorno laboral donde las relaciones entre compañeros y colegas pueden llegar a ser realmente tóxicas y en las que además todos se sienten insatisfechos. Lo usual acá es pensar que la gerencia tiene la responsabilidad de generar un ambiente armónico y agradable para todos y, aunque de cierta manera es cierto, también sucede que hay diversos factores que entran en juego, los cuales hacen que el ambiente se vaya resquebrajando de a poco.

Por ejemplo, hay que considerar que, aunque estemos en un estado de pandemia donde el teletrabajo ha cobrado fuerza, el trabajo presencial no se ha detenido, por lo que es usual pasar muchas horas a la semana dentro de la oficina. Tener a tantas personas bajo el mismo techo, cada una con personalidades, visión del mundo y creencias distintas y que se lleven bien, es todo un reto, sin embargo, es posible si hay disposición.

Diversos análisis del entorno laboral han reflejado que cuando los empleados manifiestan sentir traumas es porque de alguna manera han ido desarrollando enfermedades mentales a partir de sucesos traumáticos en el ámbito empresarial, ya sea por malas relaciones laborales o problemas con los superiores. Es por eso que tal vez hayamos sido testigos de compañeros con mal humor en el trabajo, falta de entusiasmo, decepción, depresión y ganas recurrentes de renunciar.

Un artículo publicado recientemente en BBC hizo mención de una publicación en Twitter que se hizo viral y en donde varias personas compartían sus pensamientos acerca del estrés de vivir en un ambiente laboral tóxico: hasta los pensamientos de socializar en la oficina o tener que acudir a un viaje de negocios podían provocar dolores en el pecho u otros problemas de ansiedad.

¿Qué causa estos traumas en el trabajo?

Las razones pueden ser diversas, sin embargo, entre las causas más comunes pueden ser la intimidación, el mobbing (trato hostil o vejatorio de forma recurrente hacia una persona en el trabajo que le ocasiona problemas psicológicos y profesionales), falta de límites entre la vida laboral y la privada, entre otros.

Hay quienes dicen que esto se puede superar rápidamente una vez que se cambia de entorno laboral, sin embargo, puede ser un poco más complejo. No es tan fácil hacer borrón y cuenta nueva cuando la persona ha atravesado por situaciones que le menoscaban su integridad mental y moral.

Doctores como Chi-Chi Obuaya, psiquiatra colegiado en Londres, señala que con la pandemia el estrés ha aumentado, no solo por el confinamiento, sino también porque existe una idea de que el presentismo debe ser obligatorio, donde tienes que estar constantemente disponible, a través de plataformas digitales, para que la gente vea continuamente que estás trabajando.

Esto sin duda genera mucha presión por lo que muchas personas pueden y están cayendo en trastornos mentales, especialmente en algunas empresas donde el acoso ya era un problema de vieja data.

Para quienes han tenido la mala fortuna de experimentar traumas laborales en el pasado, estar en un entorno laboral tóxico puede ser especialmente preocupante. “Un lugar de trabajo hostil, un jefe agresivo, algunas dinámicas tóxicas con colegas, el pedir las cosas de un día para otro, etc., puede desencadenar recuerdos previos. Si la empresa no reconoce el problema y no brinda apoyo puede ser aún más difícil para la persona traumatizada procesarlo y podría acabar culpándose a sí misma”, indica el psiquiatra.

¿Qué se puede hacer?

Una de las recomendaciones, para evitar que este tipo de escenarios sean una constante, es que las empresas sepan reconocer cuándo hay desequilibrios de poder entre jefes y trabajadores, donde hay jerarquías y los empleados pueden encontrar especialmente difícil quejarse. La falta de comunicación puede convertirse en un problema mayor cuando entran en juego dinámicas de género, raza, experiencia, niveles de intelectualidad o edad.

Hay empresas que en la actualidad se están ocupando más de estos temas para evitar ocasionar daño a sus trabajadores. Tratan de crear entornos más armónicos y menos tóxicos donde los empleados puedan hablar con sus superiores sin temor a represalias, compartiendo sus inquietudes y opiniones a fin de evitar trastornos como el insomnio, la ansiedad o ataques de pánico que pueden provenir de oficinas tóxicas.

La clave es que las empresas creen campañas de apoyo para la salud mental de sus empleados. Por parte de los empleados sería bueno que intenten promover un cambio cultural dentro y fuera del trabajo, marcando los límites, así como buscar ayuda psicológica y profesional en caso de necesitarlo, para que deje de considerarse un tabú.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/un-trauma-laboral-puede-ser-muy-dificil-de-superar

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario