¿Te consideras un líder emocional? – Blog de Empléate
fade
6156
post-template-default,single,single-post,postid-6156,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Te consideras un líder emocional?

Hasta hace poco existía una creencia de que los líderes de equipo debían ser lo más circunspectos y serios posible, evitando al máximo mostrar sus emociones ante sus colaboradores. Sin embargo, esta realidad se ha ido transformando y hoy es más común que quienes fungen como líderes se sientan más libres de abrirse a mostrar y expresar cómo se sienten mientras interactúan con su equipo de trabajo.

Según recientes estudios realizados por el Harvard Business Review, se ha demostrado que los líderes que comparten sus emociones, ya sean positivas o negativas, con sus compañeros de equipo son capaces se sentir más empatía por ellos y, aunque representen una figura de poder dentro de la organización, no se convierte en una limitante para estar más cerca de sus colegas.

Si bien la idea es mantener las relaciones profesionales bien equilibradas (evitando caer en demostraciones emocionales exageradas), sí hay una mayor libertad para compartir con otros los miedos, ansiedades, alegrías, orgullo y, por qué no, una buena sesión de risas que rompan el hielo y mejoren el ambiente.  

Cuando los líderes son capaces de demostrar sus emociones ante los demás, es más viable que logren formar equipos de trabajo más productivos y cohesionados.

Desde la perspectiva de los colaboradores, al saber que cuentan con un líder empático y que es capaz de mostrarse sin caretas, es más probable que vean a la empresa con mejores ojos, que se sientan mejor y que la recomienden con otros colegas como un buen lugar para laborar. En el caso contrario, cuando un líder es muy cerrado y jamás muestra “debilidades” ante otros, generalmente hace que las personas se sientan incómodas y con ganas de salir corriendo de allí.

Tácticas para promover el liderazgo emocional

Comienza por cosas pequeñas. Cuando un líder quiere hacerse más accesible para su equipo, pero no está acostumbrado a expresarse tan abiertamente, uno de los primeros pasos que puede intentar es relatar algunas anécdotas puntuales con las que otros colegas puedan sentirse identificados. Tal vez para algunos resulte un poco arriesgado, pero para eso también deberá existir un análisis previo por parte del líder para saber si valdrá el esfuerzo tomar el riesgo con las personas de su equipo. La clave es comenzar poco a poco e ir estudiando las reacciones del equipo conforme vas contando el relato, si sus expresiones son positivas o, por el contrario, de incomodidad.

Da el ejemplo. Si bien una de las principales recomendaciones es dar el ejemplo antes de pedir algo a cambio, en el caso de compartir las emociones con los colaboradores, es fundamental ser el primero en abrirse a otros que ellos también se sientan libres de hacerlo. En este caso una buena opción es preguntarle a los demás cómo se sienten, interesarse por sus vidas y, de ser necesario, ofrecer apoyo o una mano amiga para sopesar alguna situación difícil.

Establece límites. Aunque es positivo establecer espacios para que los miembros del equipo se expresen abiertamente, manteniendo así un equilibrio con el tema de la salud emocional, también es importante establecer límites para que el objetivo no se pierda. Practicar la regulación emocional evitará que se presenten escenarios donde la información compartida por los líderes y por colaboradores sea muy personal o inapropiada para los demás.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/los-lideres-mas-eficaces-comparten-sus-emociones

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario