¿Te consideras un empleado rebelde? – Blog de Empléate
fade
5977
post-template-default,single,single-post,postid-5977,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Te consideras un empleado rebelde?

El ambiente promedio en las empresas se caracteriza por tener un balance entre empleados dóciles y otros más rebeldes. Esto sucede porque cada cabeza es un mundo y, aunque exista una cultura organizacional y parámetros a seguir, es común que siempre haya unos cuantos empleados inconformes con la manera como se hacen las cosas o los resultados que se están obteniendo. En esta oportunidad hablaremos acerca del papel que juegan los empleados rebeldes en el progreso de una organización.

Generalmente se piensa que, si los empleados obedecen al pie de la letra y cumplen con los requerimientos de la organización, esos empleados son los más útiles, sin embargo, recientes estudios han determinado que los empleados rebeldes resultan ser mucho más rentables para impulsar el éxito de una organización.

¿Por qué sucede esto?

Básicamente porque los empleados rebeldes no se conforman con dejar las cosas tal y como están y porque, de cierta forma, siempre están buscando la manera de mejorar el entorno laboral para ellos y para el resto de los empleados. Asimismo, gracias a su capacidad de insistencia logran que los directivos o gerentes den su brazo a torcer consiguiendo cambiar eficazmente los posibles fallos de un proyecto específico. 

Desde el punto de vista de Recursos Humanos, muchas empresas están inclinándose por buscar perfiles que sean disruptivos y capaces de pensar fuera de la caja. La idea es que se logren objetivos en común donde tanto los trabajadores como la empresa se beneficien. Aunque no parezca a primera vista, este tipo de empleados rebeldes ayudan a incrementar los niveles de productividad y el ambiente laboral mejora considerablemente.

Algunos estudios

Uno de los primeros estudios sobre este fenómeno fue realizado por el psiquiatra de la Universidad de Harvard, Albert Rothenberg, quien entrevistó a 22 premios Nobel los cuales coincidieron en que una de las cosas que siempre les motivaba a seguir adelante era su pasión emocional e irracional de querer crear cosas nuevas, en lugar de regirse por lo ya establecido.

Dentro del plano laboral, se realizó otro estudio para rebelar las características de los empleados rebeldes. Se les preguntó a los trabajadores acerca de cuán identificados se sentían con frases como “rompo las reglas”, “sé cómo eludir las reglas” o “me resisto a la autoridad”. Las respuestas fueron relacionadas con sus niveles de creatividad y las actitudes que mantenían frente a sus tareas diarias.

Luego de analizar las respuestas, se concluyó que los trabajadores con cualidades creativas son también los más rebeldes, pero desde una perspectiva positiva, ya que, si bien no se rehúsan a realizar las actividades propuestas por la empresa, sí muestran una fuerte convicción a modificar los procedimientos o corregir los errores internos para terminarlas de manera eficiente.

Rebeldía no debe ser sinónimo de conflictividad  

Si bien la rebeldía es positiva cuando las energías se emplean en ayudar a la empresa a progresar proponiendo soluciones, es negativa cuando se emplea para crear conflictos, ya sea con los mismos compañeros u otros coordinadores al estar en contra de todo lo que se dice. Es una línea delgada que hay que saber manejar, ya que de lo contrario se corre el riesgo de pasar a un ambiente laboral netamente tóxico donde no se respetan los parámetros de la organización y la productividad cae al subsuelo.

Una recomendación para evitar este tipo de escenarios es tratar de involucrar a los trabajadores (tanto los dóciles como los rebeldes) desde el primer momento en las actividades y reuniones. El sentirse tomados en cuenta incrementa la probabilidad de que se sientan más identificados y parte estratégica de la organización. Otra alternativa es que las empresas les ayuden a desarrollar su marca personal, crear su identidad digital o convertirles en embajadores de la propia compañía.

En el caso de correr con la mala suerte de tener entre tus filas a un empleado conflictivo, lo más idóneo es contar con un plan de acción o estrategia prestablecida para saber cómo actuar. Por ejemplo, trata de analizar la situación para descubrir las causas que están generando el mal escenario, intenta abordar el tema con rapidez y de frente, ofreciendo plazos para cambiar o, de ser necesario, realizar una rotación de personal.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/por-que-los-empleados-rebeldes-son-buenos-para-tu-empresa

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario