Reconoce a los empleados con Complejo de Dios – Parte II – Blog de Empléate
fade
6168
post-template-default,single,single-post,postid-6168,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Reconoce a los empleados con Complejo de Dios – Parte II

En el artículo anterior hablamos acerca de esos empleados y directivos de empresas que tienen complejo de Dios. Dentro de las características que los diferencian de los demás trabajadores están que generalmente se rehúsan a los cambios, se creen mejor que los demás y que la competencia, les dan más importancia a las tareas que al recurso humano y evitan por completo tomar riesgos.

En esta segunda entrega mencionamos otras de las señales que pueden ser de mucha utilidad para saber identificar a estas personas con complejo de Dios en los entornos laborales:

Les dan más importancia a sus percepciones que a los datos

Otra de las señales de peso que se hace presente cuando en lugar de analizar, por ejemplo, por qué han tenido éxito en un determinado campo, piensan de inmediato que ha sido “porque son los mejores y nadie puede decir lo contrario”, en lugar detenerse unos minutos a pensar verdaderamente cuál fue la estrategia implementada y si esa buena racha durará por más tiempo o si, por el contrario, en necesario cambiarla.

Muchas veces sucede que estas personas con complejo de Dios se quedan atrapado en experiencias y estrategias pasadas, por lo que, si resultaron bien en un momento, podrán volver a funcionar, arriesgándose a sucumbir de manera inminente ante las continuas transformaciones del campo laboral.

La innovación no forma parte de sus prioridades

Muy ligado al punto anterior, ya que este tipo de personas prefieren quedarse con lo que ya saben y así evitar cambiar cosas que pudieran no resultar como esperan. La innovación es algo que ven como lejano y prefieren evitarla. En algunos casos puede que unas compañías se animen a lancen productos nuevos al mercado todos los años, sin embargo, eso no significa que en su entorno laboral suceda lo mismo, es decir, que busquen mejorar la situación de los colaboradores.   

El trabajo en equipo no suele promoverse

Esto sucede en algunas compañías con empleados o directivos con complejo de Dios, los cuales consideran que ellos pueden hacerlo todo solos sin ayuda de nadie, ya que “seguramente no sabrán tanto como ellos”, por lo que el trabajo en equipo lo perciben más como una pérdida de tiempo que quita el foco de lo “realmente importante”, la empresa y sus actividades. Este tipo de comportamientos y actitudes suelen generar un mal clima de trabajo, escasa confianza, comunicación débil y bajos niveles de transparencia.

Manejan la ética relativa

Que en palabras sencillas podría decirse “lo que es bueno para mi podría no serlo para ti, pero como me beneficia, entonces está bien”. Esto puede suceder tanto internamente como con clientes externos. De esta manera se puede caer en el escenario de incumplir plazos de pago a proveedores, no respetar la zona comercial pactada con un distribuidor, echar sus efluentes hacia un río cercano y contaminarlo, solo por citar unos ejemplos.

La razón principal para que esto suceda radica en creer que hay cosas poco éticas que se pueden hacer porque como “soy más que los demás”, entonces no habrá consecuencias.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/como-detectar-el-complejo-de-dios-en-tus-empleados

Carlos RojasCarlos Rojas
Carlos Rojas
No Comments

Deja un comentario