Potencia el storytelling para tus negocios – Parte I – Blog de Empléate
fade
6012
post-template-default,single,single-post,postid-6012,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Potencia el storytelling para tus negocios – Parte I

Cada vez son más las personas que se están enfocando en el storytelling para cautivar a sus clientes y hacer de sus negocios un tópico de interés para los demás. Pero, ser un buen storyteller va más allá de hablar sobre algo en específico, es tener la capacidad de construir y narrar historias que contribuyan a mejorar la visión del mundo como lo conocemos.

En el caso de las personas que han decidido emprender, esta sin duda es una herramienta fundamental que les permitirá captar nuevos clientes con las emociones logradas a través de un buen relato.

En la actualidad son diversas las personalidades que a través de sus relatos logran captar la atención de cientos, miles y millones de personas, ya sea para vender un producto, concienciar sobre temas de interés global o defender causas justas para hacer del mundo un lugar mejor. Es por eso que en esta oportunidad mencionamos algunas de las características que debería tener y cultivar un buen storyteller para impulsar sus negocios y mejorar como líderes:

Le dan valor a cada relato. Esto es algo que muchas personas pasan por alto, pues creen que solo las historias rimbombantes son capaces de generar un impacto en el otro, cuando lo cierto es que cada historia, por más pequeña o sencilla que parezca, tiene el potencial de llamar la atención de los demás y servir como modelo de aprendizaje para lograr nuevas cosas, siempre y cuando la experiencia se cuente desde la pasión y con miras a abrirle el pensamiento a los demás.

Los mejores storytellers saben que cada historia que cuenten tiene un valor que les generará otro valor, ya sea en influencia social o económicamente hablando. Saber formular un buen relato es garantía para que una empresa logre elevar sus valores bursátiles e incluso puede ser motivo suficiente para un aumento de sueldo, lo que llaman ganar-ganar.

Saben que las historias están en todas partes. Un buen storyteller reconoce que el mundo está hecho de historias y por eso es capaz de vivir esta premisa como su realidad. Más allá de crear relatos a través de sus pensamientos, aprendizajes, lecturas y experiencias personales vividas, es capaz de prestar atención a las experiencias, vivencias y puntos de vista de los demás, a través de lo que dicen y hacen. Sienten un interés adicional por lo que la gente tiene para contar y, más aún, la manera como cuentan sus historias.

Esto perfectamente lo pueden poner en práctica en los supermercados al hacer fila para pagar, en el transporte público o en los relatos que se publican a través de aplicaciones o páginas web sobre un tema en específico. Allí se pueden hallar sentimientos, frustraciones, anhelos y necesidades de personas esperando a ser satisfechas.

Siempre tiene a la mano algo para anotar. Como están tan habituados a escuchar y ver a los demás, siempre llevan consigo un block de notas o un dispositivo electrónico para recoger y conservar aspectos importantes de las historias que escuchan.

Todo aquello que les resuena y les llama la atención de los relatos de otros es de suma importancia para sumarlos y adecuarlos a sus propias experiencias a fin de que otros también las conozcan.

No se quedan con nada. Un buen storyteller, como sabe que cada experiencia tiene valor, reconoce que no hay nada divertido en guardar historias para sí mismo. En su lugar es mejor compartirlos, comunicarlos, difundirlos a través de todos los canales posibles que sirvan para que otros puedan conectarse con esas historias.

Contar historias es una excelente oportunidad para crear riqueza, no solo para el storyteller, sino también para quienes le rodean. Los mejores emprendedores-storytellers saben que los relatos nunca son para su propio deleite, sino para ser contados.

Los relatos se hacen con un propósito. Como decíamos al principio, de nada sirve echar un cuento si realmente no se vive en el interior y si no tiene un propósito. Un buen storyteller, que desea impulsar sus negocios, debe tener claro para qué se quiere emplear el relato y saber formularlo. El propósito del storytelling es entretener, educar y persuadir a quienes lo escuchan, lo que será de gran ayuda para darle vida a los negocios.

Quienes deseen emplearlo para potenciar sus emprendimientos o empresas, deben tener claro si su meta es persuadir, educar o entretener, saber qué quieren conseguir con ello, a quién tienen ante sí y qué reacciones quieren provocar. Un buen storyteller lo sabe porque se toma el tiempo para analizar a su público y estudiarlo con anticipación.

En la segunda parte continuaremos con las otras características que debería tener y cultivar un buen storyteller para impulsar sus negocios y mejorar como líderes.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/como-ser-un-buen-storyteller-en-tus-negocios

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario