Lo que no te dicen de tener negocio propio – Blog de Empléate
fade
5940
post-template-default,single,single-post,postid-5940,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Lo que no te dicen de tener negocio propio

Comenzar tu propio negocio puede generar ciertas expectativas que muchas veces no llegan a cumplirse, básicamente porque la naturaleza de cada empresa es distinta y las cosas no se desarrollan de la misma manera para todos.

Uno de los pensamientos más comunes es creer que al iniciar un negocio propio existirá un mejor equilibro entre la vida personal y la profesional, que será más sencillo manejar las emociones y que, por ende, habrá menos estrés. Sin embargo, esto no siempre resulta así y es cuando pueden presentarse momentos de decaimiento anímico, hasta llegar a perder la fe en sí mismo.

Para manejar mejor este tipo de situaciones es recomendable que, antes de dar el paso decisivo, se analice muy bien lo que se quiere hacer y se dedique un tiempo prudencial para prepararse y estudiar todos los aspectos que se pueden presentar en el ámbito empresarial. A continuación, mencionamos algunos ejemplos de cómo las expectativas empresariales no siempre resultan como se esperan.

Tus niveles de estrés se pueden disparar. Esto porque usualmente se piensa que al tener un negocio propio las cosas fluirán con más facilidad y al no tener que responderle a un superior todo será mágico, sin embargo, la realidad es que al principio las responsabilidades aumentan de manera significativa y cuando no se está preparado para asumirlas y afrontar los posibles escenarios negativos, hay mayor probabilidad de sucumbir ante el estrés.

Lo más recomendable es comprender desde un principio que crear un negocio desde cero va a requerir de mucho trabajo, por lo que hay que prepararse para hacer frente a los desafíos de tomar las riendas de tu propia empresa. Sé consciente que probablemente no tendrás tanto tiempo libre para hacer tus cosas personales, al menos en un principio, como esperabas. Además, tendrás que manejar áreas que antes ni imaginabas cuando le trabajabas a otros, por lo que deberás buscar cursos y talleres, por ejemplo, de RRHH, marketing, diseño, entre otros.

Los riesgos financieros estarán a la vuelta de la esquina. Muy lejos de lo que se cree, los riesgos financieros tienen más probabilidades de aumentar que de disminuir. Aquí pueden entrar en juego diversos aspectos que son los que más preocupan a los emprendedores, por ejemplo: los ingresos irregulares y ganar menos dinero de lo esperado. Aunque parezca duro, la realidad demuestra que solo la mitad logra ganar más dinero de lo esperado, al menos en el primer año de existencia comercial.      

Para manejar esta situación, lo recomendable es tratar de mantener las expectativas bajo control y ajustadas a la realidad, recuerda que muchos de los emprendimientos terminan por no ser rentables y llegan a perder dinero. Solo la mitad de las pequeñas empresas logran sobrevivir los primeros cinco años y de esas solo unas pocas manifiestan haberse sentido un poco más seguras económicamente hablando. Piensa muy bien y elabora un presupuesto que te permita ahorrar sin dejar de invertir.

Tu vida cambiará, pero no de la manera convencional. Básicamente porque sí habrá cambios, pero no de la manera esperada. Creerás que tendrás más tiempo libre para hacer tus cosas, pero estarás más ocupado encargándote de diversos asuntos a la vez. Sobre todo, cuando las conexiones a través de dispositivos móviles se hacen cada vez más frecuentes, muchas veces no podrás ni respetar el horario que has establecido con anterioridad, porque deberás estar allí para resolver asuntos que requieren de tu atención.

Un gran porcentaje de los emprendedores sentirá la necesidad de estar más sano y practicar más actividades deportivas, pero la dinámica diaria puede jugarles en contra y hacerles estar más sumergidos en la realidad laboral. Sin embargo, esto puede cambiar una vez que todo se ha engranado bien y se puedan delegar muchas de las funciones a otros profesionales que contribuyan a impulsar el negocio.     

Si bien al principio comenzar tu propio negocio puede resultar agotador y hasta te den ganas de tirar la toalla, debes comprender que esto no siempre será así y que todo se basa en la preparación, constancia y la dedicación que tengas. Trabajar a tu manera y crear un negocio en torno a lo que te gusta hacer es posible y alcanzable. Mantente fuerte y trata de no decepcionarte o desilusionarte cuando las cosas no salgan como esperas. En su lugar conserva el enfoque y la pasión de lo que quieres alcanzar.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/que-puedes-esperar-cuando-creas-una-empresa

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario