¿Imaginas ser rico antes de los 30? Parte II – Blog de Empléate
fade
5867
post-template-default,single,single-post,postid-5867,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Imaginas ser rico antes de los 30? Parte II

Tal como lo prometimos en el artículo anterior, hoy continuamos con el listado de algunos pasos que puedes poner en práctica para sentar las bases que te harán tener una cuenta bancaria con más ceros de los que esperas a los 30 años.

Asume riesgos y velos como algo positivo. La palabra riesgo de por sí denota temor ante lo desconocido, aquello que puede suceder y que no podemos controlar, sin embargo, cuando te atreves a ver a los riesgos como algo positivo que, lejos de estancarte, te impulsará, es cuando realmente puedes hacer frente a las vicisitudes porque previamente ya pensaste en ellas y de cierta forma estás preparado.

Para asumir riesgos es necesario que estés dispuesto a salir de tu zona de confort, aunque esta expresión es debatible. Sin embargo, cuando realmente comprendes que hay cosas en las que te puedes arriesgar y que perfectamente pueden salir bien o no del todo como esperas, es más sencillo manejar las situaciones inesperadas. El camino al éxito se hace a través de la incertidumbre, motivo por el cual debes estar dispuesto a asumir el riesgo. Las rutas tradicionales, como tener un trabajo estable y un pago fijo, son más seguras, pero la riqueza a menudo se obtiene al tomar riesgos calculados. Sigue adelante con todo y miedo.

Evita pensar constantemente en tu dinero. Para esto es necesario crear una estrategia que te permita automatizar tus finanzas. Es decir, una vez que recibas el pago quincenal o mensual por tus servicios, transfiere inmediatamente el excedente, que ya decidiste que ahorrarás, a una cuenta alterna para así resguardarlo y saber perfectamente que podrás disponer del dinero restante, sin temor a haber gastado más de la cuenta. Configura los pagos recurrentes como la luz, gas, agua, etc., para que todo esté al día y de vez en cuando revisa tu plan automatizado para saber si algo cambió y así poder ir transfiriendo cada vez más dinero al fondo de emergencia.

Apóyate en alguien con experiencia financiera. Esto es crucial, sobre todo cuando se es tan joven, para poder manejar con mayor entereza las finanzas y así pedir opinión ante los riesgos y desafíos. Una persona con experiencia puede darte consejos y ayudarte cuando te enfrentas a dilemas o algo no sale como esperabas. Un mentor ya sabe lo que es estar en tu lugar y puede ayudarte a ver más allá de lo evidente.

Cultiva una mentalidad positiva del dinero. Cuando se habla de dinero es usual que muchos lo vean desde lo banal o superficial, sin embargo, el dinero es algo más que el simple hecho de hacerse rico para comprar cosas. De ahí la importancia de cultivar una buena mentalidad sobre el dinero y su importancia en tu vida. Tómate unos minutos para pensar por qué quieres hacerte rico y en qué quieres usar realmente el dinero. Tus creencias y actitudes sobre el dinero influirán en tu capacidad para lograr y mantener la riqueza. Más allá de desear la libertad financiera, debes estar dispuesto a trabajar para lograr el éxito. Atrévete a creer que puedes volverte rico y que te lo mereces.

Maximiza tu potencial. Para ello debes estar dispuesto a invertir en ti. Anímate a echarun vistazo a tus talentos, intereses y habilidades para que puedas descifrar qué cursos o talleres puedes hacer para potenciarte al máximo. Es verdad, para ello debes gastar dinero, sin embargo, más allá de verlo como un gasto, debes verlo como una verdadera inversión, ya que tú eres tu marca personal y eso no debe ser menospreciado. Intenta ampliar tu mente, trabajar para aumentar y refinar tus habilidades y hacer un esfuerzo por conectarte con los demás. Anímate a adquirir experiencia y buscar oportunidades valiosas para construir tu base financiera.

Ve las oportunidades que otros no ven. Esto es algo muy propio de las personas jóvenes, que son capaces de ver oportunidades valiosas en escenarios donde otros solo ven caos. Piensa en grande y aprovecha tu mente creativa para darle rienda suelta a tu ingenio. Trata de encontrar tu propio camino hacia la grandeza y la riqueza, sin olvidar que te puedes encontrar con algunos obstáculos, pero esto forma parte del aprendizaje.

Crea lazos con personas que quieran lo mismo que tú. Básicamente que tengan mentalidad de dinero y que estén trabajando como tú para conseguirlo. Las amistades son importantes para la vida personal y profesional, pero también hay una correlación entre tus amigos y tu nivel de riqueza. Si deseas volverte rico, entabla amistad con personas ricas y exitosas. Salir con otras personas exitosas puede ayudarte a perfeccionar tu mentalidad monetaria y abrirte puertas para impulsar tus propios objetivos.

Desafíate siempre. Aunque suene a cliché, siempre puedes dar mucho más de ti, y tratándose de dinero, las personas que realmente logran ser millonarias es porque se han desafiado a ellas mismas a aprender cosas nuevas, que anteriormente ni se imaginaban. Atrévete a mejorar de manera constante, a absorber nueva información y a adquirir nuevos conocimientos y experiencias. Dedícale tiempo, esfuerzo y dedicación a las ganas de hacer más dinero, apoyándote en el aprendizaje y el crecimiento. Sin duda esto te ayudará a adaptarte mejor a los cambios y tomar decisiones financieras cada vez más acertadas.

Por GGBA

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario