¿Has trabajado con empleados incómodos? – Blog de Empléate
fade
5899
post-template-default,single,single-post,postid-5899,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Has trabajado con empleados incómodos?

En todas las oficinas (aunque hoy estén funcionando desde casa), hay empleados que pueden resultar algo incómodos o molestos, con respecto a su actitud y a cómo toman las cosas. Si bien al principio puede ser un poco difícil de reconocer, con el tiempo y la experiencia es probable desarrollar la habilidad de identificar el problema a distancia y reconocer las señales de peligro. Cuando eres capaz de reconocer estas señales, logras ser más productivo, feliz y, por ende, disminuir el drama en tu lugar de trabajo.

Un aspecto clave es que cuando comiences a trabajar con alguien nuevo, es necesario poner mucha atención a cómo es su comportamiento desde el primer día. Aunque muchos no lo tomen en serio, las energías existen y nos dicen cosas, por ejemplo, toma en cuenta qué tipo de vibra estás recibiendo, si es negativa tal vez debas reconsiderar trabajar con esa persona, aunque muchas veces no está en nuestras manos poder decidir esto.

Si no puedes cambiar la situación, una buena recomendación es saber en qué te estás metiendo. Cuando ya tienes una idea de los posibles problemas que se puedan presentar con esta persona, hay mayor probabilidad de hacer frente a la situación y salir airoso. A continuación, mencionamos algunas de las señales de alerta de este tipo de empleados incómodos:

Son impuntuales. Una de las características más comunes de este tipo de empleados. Si llegan tarde es que tienen muy poco respeto por el tiempo ajeno. Ser puntual es ser respetuoso. Por ejemplo, si el empleado llega tarde desde el primer día de trabajo, aunque se trate de estar conectado digitalmente desde casa, es una clara bandera roja y debes reconsiderarlo.

Ven el vaso medio vacío. Algo que sin duda aburre y cansa muy rápido, ya que no son capaces de ver que hay soluciones alternas para solucionar un problema. Son personas que suelen quejarse por todo, pero no aportan soluciones. Trata, en este caso, de rodearte de pensadores positivos que hagan crecer tu negocio.

Viven en las nebulosas. Generalmente son personas que durante una reunión de trabajo están constantemente viendo el celular o prestando la mínima atención al exponente viendo hacia otro lado. Escuchar es un arte, es muy importante en los negocios, así que toma nota de esto para saber si cuentas con el personal adecuado.

Se la pasan criticando. Y señalando lo que otros hacen que les parece que no está “bien”. Por lo general, este tipo de actitudes demuestran inseguridad, por lo que siempre están buscando el mínimo defecto en el otro para criticarle. Les cuesta trabajar en equipo porque creen que pueden hacerlo todo solos, lo que usualmente retrasa el trabajo de oficina.

Juzgan sin conocer. Personas en las que generalmente no se puede confiar, porque no se toman el tiempo para pensar bien en sus opiniones y no te dan suficiente espacio a ti para tomar tus decisiones. Si bien es algo que a veces cuesta reconocer, se puede lograr al ver que tienen actitudes negativas con otros y hacen juicios de ellos sin pensarlo dos veces.

Son inflexibles. Les cuesta adaptarse a los cambios y creen que todo debe quedarse, así como está, aunque las cosas no estén resultando. Quieren planear todo para hacer que todo salga como ellos dicen, si algo no resulta de la manera como lo propusieron le echan la culpa al otro.

Todo es indiferente para ellos. Personas que no muestran el mínimo entusiasmo por el proyecto que están desarrollando y andan con mala cara durante todo el día. Trabajar con gente así hace muy difícil llegar a cualquier lado.

La culpa siempre es de otros. Jamás aceptan sus errores y no son capaces de admitir cuando están equivocados. Es muy probable que este tipo de empleados no tengan el mínimo interés de cambiar o de hacer una introspección de su manera de actuar con los demás. Para ellos la culpa siempre es de alguien más, por lo que los errores que cometen seguirán ocurriendo.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/8-caracteristicas-de-los-malos-empleados

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario