¿Has pasado por la crisis de la mitad de carrera? – Blog de Empléate
fade
5990
post-template-default,single,single-post,postid-5990,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Has pasado por la crisis de la mitad de carrera?

Es probable que en algún momento las personas cuyas edades están entre finales de los 30 y mediados de los 40 años se hayan sentido incompletas o insatisfechas con lo que están haciendo, no solo desde el punto de vista laboral, sino también desde el personal. Pareciera que nada les funciona como quisieran y sienten que podrían estar haciendo algo “mejor” o más productivo con sus vidas. A esa sensación se le conoce como la crisis de la mitad de carrera y, aunque no parezca, es más común de lo que se cree. ¿Te ha pasado? A continuación, hablamos acerca de esto.

Cuando las personas se atreven a dar el paso de emprender un negocio, una de las cosas más importantes es sentirse realmente motivados y centrados en el proyecto, ya que de lo contrario el éxito se haría esquivo y todo se tornaría cuesta arriba. Lo mismo sucede con los empleados, si de alguna manera se sienten desmotivados y poco estables emocionalmente, es probable que las cosas comiencen a retrasarse y nada fluya como se espera.

Si bien atravesar por la crisis de la mitad de carrera es algo válido, ya que no todos los días se ve al mundo de la misma manera y las necesidades de cada persona cambian, lo cierto es que es algo que se puede manejar para tratar de sacar lo mejor de cada momento, obteniendo así un clima laboral más equilibrado. Para ello, quienes llevan las riendas de cada organización deben estar atentos a lo que puede estar sucediendo con su personal a fin de tomar las medidas necesarias antes de que las cosas se salgan de control.

¿Cómo reconocer si se está atravesando por esta crisis?

Generalmente cuando una persona comienza a plantearse si ha estado tomando buenas decisiones a nivel personal y laboral, lo que generalmente le lleva a sentirse decaída y con el ánimo por el suelo. Esta especie de bache sentimental puede llegar en cualquier momento, así que no es algo que una persona planifique pensar o sentir en un instante específico. La clave es saber reconocer cuando se está atravesando por esta situación para afrontarla de la mejor manera y así superarla con éxito para seguir adelante. 

¿Qué pasa en el entorno laboral? 

Es usual que donde más se perciban este tipo de crisis sea en los entornos laborales, ya que allí convergen diversas personalidades durante varias horas al día. Generalmente cuando en un equipo de trabajo las cosas fluyen como se espera es que todo está marchando al 100%, pero cuando se producen cambios imprevistos y uno o varios miembros del equipo comienzan a atravesar por esta situación de desequilibrio, sin duda terminará influyendo directamente en el resto de los compañeros y en el resultado de los objetivos.

Visto desde un modo superficial podría decirse que es algo que se puede resolver rápidamente, sin embargo, en algunas ocasiones esto se puede agravar, sobre todo si quien está atravesando por esta crisis es alguien de mayor peso para la organización y de quien dependen muchas de las decisiones trascendentales. Cuando alguien cae en la desmotivación esto termina pasando factura, no solo en la productividad de la empresa, sino también en la poca asistencia al trabajo.

A continuación, dejamos algunas recomendaciones para manejar la crisis de la mitad de carrera:

Ofrece charlas. Sí, es verdad, muchas veces cuando se trata de dar charlas en las empresas las personas tienden a verlo como algo fastidioso o carente de sentido, algo que les hará perder el tiempo. Sin embargo, es fundamental para tratar de mantener un ambiente laboral equilibrado, pero, sobre todo, informado. Se trata de una realidad que les puede pasar a todos y es algo que vale el esfuerzo conversar.

Si es tu caso y eres el empleador, lo recomendable es que, además de ofrecer charlas informativas donde se explique todo lo referente a la crisis de la mitad de carrera, trates de organizar pequeñas jornadas donde un experto en psicología del trabajo se encargue de explicar en qué consiste el problema y cómo se puede tratar, a modo de orientación para que nadie se sienta aludido y así evitar ocasionar más problemas que soluciones.

Impulsa a los trabajadores. Y promueve su desarrollo profesional. Muchas veces cuando una persona cae en este tipo de desmotivación, es porque siente que no ha tenido la oportunidad para seguir aprendiendo cosas nuevas que le ayuden a ser mejor en lo que hace o incluso desarrollar nuevas habilidades para aplicarlas en otros puestos.

Para ello, es importante que las empresas diseñen y apliquen estrategias para que sus trabajadores se sientan estimulados, que les hagan sentir que pueden dar mucho más y que son capaces de asumir nuevos retos, de lo contrario solo lograrán tener a un montón de empleados que se sienten insatisfechos y estancados en sus vidas y nadie quiere eso para su organización. Ofréceles un plan de carrera donde vayan adquiriendo responsabilidades y retos con el tiempo y si la empresa es pequeña y no es posible hacerlo, intenta ofreciendo incentivos extra con los que valores su profesionalidad.   

No todo es dinero. Muchas empresas se sorprenderían de lo importante que son los detalles para los empleados. Sí, el dinero es valioso, pero lo es aún más el salario emocional. Una manera de impulsarlo puede ser ofreciendo un incentivo extra el día de su cumpleaños, tener un día libre al cumplir años dentro la organización o simplemente recibir una compensación adicional (algún detalle) por sus logros durante el mes. Si bien no es algo que resolverá los problemas por los que puede estar pasando ese empleado, seguramente le ayudará a sentirse mejor al ser tomado en cuenta.

Procura que el espacio de trabajo sea amigable. Ya es bastante con tener que pasar varias horas del día en una oficina, por lo que, al procurar tener un ambiente de trabajo más armónico y amigable, donde las personas se sientan como en casa, sería mucho mejor y haría que la jornada sea más agradable. Una buena alternativa es hacer pequeños ajustes para que la oficina se convierta en algo novedoso, por ejemplo, cambiando el color de las paredes, cambiar algo de la decoración o incluso añadir un espacio especial donde los empleados puedan tomar café, descansar, escuchar música o meditar.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/crisis-de-la-mitad-de-carrera-que-es-y-como-afrontarla-desde-el-liderazgo-de-tu-empresa

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario