¿Eres Competente? – Blog de Empléate
fade
4469
post-template-default,single,single-post,postid-4469,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Eres Competente?

Para definir de manera sencilla ¿Qué es la competencia laboral? Podemos decir que es tener los conocimientos y la habilidad para responder satisfactoriamente la demanda de una tarea o actividad, cumpliendo los objetivos establecidos por una institución o empresa. Las competencias son:

  • Habilidades
  • Conocimientos
  • Actitudes

Se dice que una persona es competente cuando implementa estas tres características para la realización correcta de las actividades que desempeña, por ejemplo, tener las actitudes correctas en el momento adecuado, tener los conocimientos necesarios para llevar a cabo las tareas que se le encomiendan y aprovechar correctamente los recursos que le asignan, éste último es muy apreciado en tiempos de crisis económica.

La competencia laboral te prepara para enfrentar una tarea específica, que se hace evidente cuando la persona entra en contacto con ella. Esta competencia desarrolla conocimientos y habilidades que nacen a partir de la interacción que se establece entre el individuo y las tareas.

Tipos de competencias laborales

Existen varios tipos de competencias laborales que los individuos implementan día a día y que, en la mayoría de los casos, hace uso de ellas de manera consciente e inconscientemente.

  1. Competencias básicas: son aquellas que son adquiridas a una edad temprana y están relacionadas con el pensamiento lógico-matemático y con la comunicación. Estas son esenciales para que los individuos puedan tener un aprendizaje constante y poder realizar distintas actividades en los diferentes entornos en que se encuentre.
  2. Competencias conductuales: son todas aquellas que permiten determinar las metas y prioridades de una actividad tomando en cuenta los tiempos y recursos requeridos, las cuales pueden ser la innovación, la productividad y flexibilidad.
  3. Competencias funcionales: hacen referencia a los conocimientos teóricos y técnicos específicos necesarios para desarrollar una determinada actividad laboral. Por lo tanto, cambian en función de la ocupación: cada una exige competencias técnicas diferentes.

Las competencias básicas, conductuales y funcionales son desarrolladas a través de actividades de aprendizaje que pueden ser mediante la educación formal o capacitaciones en especialidades, y mediante diversas formas de aprendizaje no formal como capacitación laboral, autoaprendizaje en línea, o informal como el aprendizaje empírico que ocurre en los distintos entornos existentes. En Empléate podemos ayudarte con la formación a través de cursos en línea: http://www.empleate.com/venezuela/catalogo

Si eres empresario o estás en el área de Recursos Humanos, capacitar a tu fuerza laboral es bueno para el negocio y también para los trabajadores. La formación puede mejorar el rendimiento empresarial, los beneficios y la moral del personal. Entre esas ventajas podemos encontrar:

  • Nuevas habilidades y competencias laborales para los empleados.
  • La capacitación del personal puede resultar en un mejor servicio al cliente, mejores prácticas de seguridad en el trabajo y mejoras en la productividad.
  • Al capacitar a tus empleados demuestras que los valoras lo suficiente como para invertir en ellos, mejorando la lealtad y la retención de los mismos.
  • La formación que reciben los empleados pueden llevarlos a otros puestos dentro de la organización, puestos con mejores perspectivas o mejor remuneración.
  • Al enfrentar nuevas y diferentes tareas, los empleados se mantienen motivados.

En resumen, es muy importante adquirir el mayor número de competencias laborales, ya que esto te puede abrir muchas oportunidades no sólo en el ambiente laboral, sino también en aspectos personales de la vida diaria. Continúa en constante crecimiento y nunca dejes de aprender y poner tus competencias en práctica.

Por: Carusto

Fuente: Competencia Laboral

Si te gusta este artículo, Comparte y  Comenta.

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario