¿Eres adicto al trabajo? Tu alimentación puede estar comprometida – Blog de Empléate
fade
6146
post-template-default,single,single-post,postid-6146,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Eres adicto al trabajo? Tu alimentación puede estar comprometida

En el mundo hay personas a las que les gusta su empleo, sin embargo, hay otras que han cruzado la frontera y, más allá de gustarles lo que hacen, son adictas al trabajo, simplemente no pueden parar de trabajar, aunque esto represente un verdadero riesgo para su salud.

Cuando una persona es adicta al trabajo hay varios aspectos que se pueden ver comprometidos, por ejemplo, su calidad de sueño, su salud y en este caso, su alimentación. Cuando estos factores no son atendidos, generalmente suelen pasarle factura al organismo.

Mucho se ha escrito acerca de la importancia de dormir al menos 8 horas diarias para recobrar las energías gastadas durante el día y así poder hacer frente a una nueva jornada, sin embargo, esto es relativo, ya que la cantidad de horas de sueño que requiere una persona para sentirse bien puede ser incluso menor. Por ejemplo, hay quienes con solo dormir unas 4 horas diarias se sienten de maravilla y llenos de energías, mientras que para otras es imposible estar bien si antes no durmieron unas 8 o 9 horas diarias.

En el caso de la alimentación sí hay que tener un especial cuidado, ya que la comida es el combustible del cuerpo y, así como con los vehículos, si el cuerpo no recibe un mantenimiento adecuado y consume alimentos de baja calidad, lo más seguro es que comience a fallar. Recuerda que el éxito profesional no valdrá el esfuerzo si al final pierdes la salud.

Hay quienes están tan ocupados con sus trabajos que al despertar solo toman una taza de café y salen de casa, dejando de lado la comida más importante del día, el desayuno. Al llegar a la oficina comienzan a ocuparse más y apenas si comen algo o sencillamente siguen tomando café como tentempié para “aguantar” la jornada. Llegada la hora de almuerzo, si no prepararon algo en casa, seguramente buscarán alguna opción de comida rápida para no perder mucho tiempo y así seguir trabajando. Seguirán tomando café o buscarán algo dulce para saciar las calorías vacías del almuerzo y así seguirán hasta que finalmente se van a casa y cenan cualquier cosa porque aún tienen cosas por hacer.

Aunque parezca algo exagerado, realmente hay quienes diariamente siguen esta rutina de saltarse comidas o alimentarse mal por su adicción al trabajo. Se trata de un círculo vicioso de malas decisiones a la hora de alimentarse que tarde o temprano encenderá las alarmas o terminará estallando de manera irreparable.

Si bien las ocupaciones laborales deben atenderse, lo importante es saber gestionar el tiempo y darle más importancia al descanso y la buena alimentación. Aunque a veces parezca imposible, sí se puede llevar un estilo de vida saludable, sin que esto signifique que no estás cumpliendo con tus obligaciones. Recuerda, las adicciones jamás son buenas.  

Mantente hidratado

Preferiblemente con agua, infusiones de hierbas o jugos de frutas naturales con poca azúcar. La idea es que tu cuerpo reciba al menos 2 litros de agua al día para que sus órganos funcionen bien y tu sistema cardiovascular sufra lo menos posible. Sin duda el agua es la mejor alternativa para prevenir enfermedades.

Dale importancia a las meriendas

Eso sí, trata de elegir alternativas saludables que sean amigables con tu organismo, por ejemplo, frutos secos, yogur bajo en azúcar o griego, avena, frutas frescas, tostadas integrales, entre otras alternativas que te permitan seguir con tus actividades pero que también te ayuden a sentirte saciado y lleno de energías buenas. La idea es que si por alguna razón no puedes comer a tu hora o una reunión se extendió más de lo esperado, tengas a la mano una alternativa saludable.

Aprende recetas sencillas y saludables

Si bien muchos de nosotros no somos chefs o cocineros profesionales, la idea es tratar de comer comida hecha en casa, pero sobre todo que sea rica y saludable. La clave es sacar el tiempo, puede ser el fin de semana, para elaborar la comida que te llevarás en la semana a la oficina. No tienen que ser platos magistrales dignos de una estrella Michelin, pero sí pueden ser recetas sencillas que te aporten las calorías necesarias y que te ayuden a ser más productivo.

Por ejemplo, en el desayuno, prueba con alternativas rápidas y sencillas como huevos cocidos o revueltos con pan tostado y aguacate, tal vez un poco de avena con frutas frescas o arepa con queso bajo en sal y jamón de pavo con una taza de café con leche vegetal o descremada. En el almuerzo y la cena puedes consumir ensaladas verdes acompañadas de carne, pollo o pescado, preferiblemente asados y con poca sal, verduras salteadas o legumbres. Las combinaciones pueden ser diversas, la idea es que te aporten nutrientes y te hagan sentir bien. 

Tómate el tiempo para buscar bien la comida

Esto sin duda es muy importante, ya que, si no sacamos el tiempo suficiente, seguramente terminaremos comprando lo primero que encontremos basándonos en el apuro o en el hambre que tengamos en ese momento. Comprar alimentos más saludables es la clave para poder preparar comidas más saludables. Enfócate en alimentos básicos y esenciales como la proteína (vegetal o animal), legumbres, frutas, verduras, carbohidratos sanos, frutos secos y yogures.  

Trata de mantener un equilibrio

El cuerpo necesita consumir de todo un poco: carbohidratos, azúcares, sal, grasas y proteínas, lo importante es saber equilibrar las cosas para que no nos hagan daño. Dale preferencia a los productos integrales y si no los encuentras o son más costosos trata de combinar, por ejemplo, los carbohidratos con verduras y frutas. En el caso de las proteínas trata de elegir huevos y carnes blancas como el pollo y el pescado o si eres vegetariano opta por alimentos a base de tofu y derivados. Con las grasas, opta por las buenas como el aguacate que tiene colesterol bueno y con el azúcar trata de obtenerlas de origen natural como las frutas, la miel, monk fruit y la azúcar morena, alternativas que al no ser refinadas aportan un mayor nivel de energías buenas para el organismo.

Por GGBA

    Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/como-mantener-una-alimentacion-saludable-para-los-adictos-al-trabajo

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario