¿En tu empresa practican el body positive? – Parte I – Blog de Empléate
fade
6108
post-template-default,single,single-post,postid-6108,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿En tu empresa practican el body positive? – Parte I

En algunas empresas alrededor del mundo ya están implementando estrategias con la finalidad de promover el empoderamiento personal, la autoestima y la aceptación del físico. ¿Por qué está sucediendo esto? Puede que una de las razones se deba a la necesidad de impulsar un pensamiento mucho más positivo dentro de la organización, que vaya más allá de las capacidades y aptitudes de los trabajadores.

La idea es tratar de fomentar en los empleados la importancia de comprender que existe una diversidad en los cuerpos físicos, por lo que se debería normalizar una actitud mucho más empática con la que se eviten escenarios de discriminación en las áreas de trabajo.

En este sentido el body positive busca evitar que aspectos como la gordofobia o la cosificación de las personas se aplique en los procesos de selección de personal, los cuales a su vez están relacionados con la discriminación por género, por ejemplo, cuando se cosifica a la mujer y se le juzga por temas de apariencia, edad o situación familiar, situación que también afecta a los hombres, personas con discapacidad o LGBTI.    

¿Qué hacer ante esto? A continuación, dejamos algunas recomendaciones de por qué las empresas deberían aplicar el body positive en sus nóminas:

Contribuye a disminuir el body shaming. Dicho en otras palabras, al acto de poner en vergüenza a otra persona por aspecto físico y de hacerle sentir menos porque no luce como “debería” según los preceptos sociales. Cuando en una empresa se contrata a personas fijándose solo en su apariencia, sin tomar en cuenta sus capacidades, es muy probable que estas personas tengan comportamientos ofensivos o de burla hacia los demás, causando heridas emocionales profundas que en muchas ocasiones son muy difíciles de sanar.

Al impulsar el body positive se busca crear una neutralidad que permita atenuar el constante debate sobre el cuerpo y cómo debería lucir, recuperando una cierta estabilidad con la que se pueda dejar atrás la recurrente importancia que se le da al aspecto físico.

Ayuda a derrumbar los sesgos inconscientes. Conforme vamos creciendo y nos desenvolvemos en la sociedad adquirimos patrones que se han venido repitiendo por años, por lo que es muy probable que muchas personas terminen desarrollando sesgos inconscientes sobre el aspecto físico de una persona y que los hace tratarlos de una manera si se quiere despectiva. Por ejemplo, llega una persona de tallas grandes a la oficina e inmediatamente tendemos a asociarle con un nivel de vida poco saludable y asumimos que por ende estará más cansado, que rendirá poco o, peor aún, que será poco productivo.

El reto del body positive es lograr que tanto empleadores como empleados sean capaces de derrumbar ese sesgo inconsciente y dejar de asociar el aspecto físico de una persona con sus niveles de productividad.

Se fomenta el currículo ciego. Esto es algo que muchas empresas alrededor del mundo vienen implementando, la posibilidad de que las personas envíen sus CV sin fotos, fecha de nacimiento o nacionalidad, entre otros, para que sus habilidades y experiencias sean lo que se tome en cuenta durante el proceso de selección de personal.

La idea es promover la igualdad de oportunidades para todos sin que esto vaya influenciado por cómo luce el candidato, cuál es su creencia religiosa o preferencia sexual y otros datos personales.

Se dejan de lado los comentarios referentes al aspecto físico. Salvo si la persona que los va a recibir los pide, de lo contrario es mejor mantenerlos al mínimo, aunque se hagan de manera inocente. A veces no nos percatamos, pero al expresar frases como “estás más delgado” o “te ves mejor hoy” de cierto modo se puede tomar como que la persona en cuestión tenía un peor aspecto antes, entonces para evitar malos entendidos o que la persona se sienta mal, es mejor tratar de emplear otras frases.

Por ejemplo, “que suerte van a tener los clientes contigo”, “me alegra que te sientas más orgulloso así”, “te ves más seguro y lleno de confianza”, son expresiones que ayudan a que la otra persona se sienta mejor valorada, evitando caer en malos entendidos. Lo ideal es que se tomen aspectos que vayan más allá del aspecto físico y se reconozcan otras habilidades que tengan que ver con el trabajo, su empatía y sus buenos dotes de comunicación, por citar algunos ejemplos.

En la próxima parte, continuaremos con las recomendaciones.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/por-que-incorporar-el-body-positive-en-tu-empresa

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario