El lenguaje corporal en el liderazgo – Blog de Empléate
fade
6006
post-template-default,single,single-post,postid-6006,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

El lenguaje corporal en el liderazgo

En otros artículos hemos hablado de la importancia de hacernos conscientes del lenguaje corporal, al ser una de las maneras con las que, sin darnos cuenta, terminamos comunicando, incluso más, que con las palabras.

Aprender a manejarlo para tener éxito en el mundo de los negocios es fundamental, sobre todo si se está en posiciones de liderazgo, ya que a través de él se puede captar la atención de potenciales clientes, sin siquiera decir una palabra o, por el contrario, cuando no se emplea de la mejor manera, es probable que terminen ignorando el mensaje.

A continuación, mencionamos algunas recomendaciones que pueden ser de mucha utilidad para potenciar el lenguaje corporal desde el liderazgo, para así poder comunicar de manera efectiva eso que se tiene en mente:

Cuida la postura, en cualquier momento. Esto es de suma importancia, ya que indudablemente es lo primero que verán las personas cuando te vayas a comunicar con ellas, es decir, cómo estás parado, si vienes con una actitud positiva, con nervios o desgano, si tu postura es derecha o si en cambio estás encorvado, etc. Para tratar de potenciar esto, intenta hacerte consciente de tu cuerpo y busca la manera de presentarte ante los demás con una postura erguida e imponente, sin caer en la arrogancia, recuerda que no solo es la postura, sino la actitud ante las cosas.

Haz ejercicios para liberar tensión. Con esto nos referimos específicamente a ciertas rutinas que puedes hacer en casa o en la oficina, para relajarte y practicar la manera como pueden estarte viendo los demás. Por ejemplo, intenta colocarte frente a un espejo y realiza pequeños movimientos con la lengua, el cuello, la mandíbula y los hombros, la clave es que además de practicar la gestualidad para saber qué puedes mejorar, relajes tu cuerpo. Cuando logras hacerlo un hábito hay mayores probabilidades de que los demás te perciban más relajado y seguro de ti mismo.

Cuida hacia dónde ven tus ojos. Esto es algo crucial y que muchas veces se pasa por alto al estar centrados en lo que se va a decir y no en las personas a las que se les dará el mensaje. Mantener el contacto visual cuando se está hablando con alguien es tan importante como cuidar el tono de voz y el mensaje en sí, ya que de nada sirve que la información sea relevante, si no se toma en cuenta al otro y se ve para otro lado. Lejos de captar la atención del cliente, este seguramente se sentirá ignorado. Haz lo posible para enfocarte en esa persona y rompe con las conductas inconscientes que solo logran enviar señales erróneas a tu audiencia.

Procura que tu gesticulación tenga un propósito. Como todo, no se trata solo de cómo sea tu postura ante el otro o el tono de voz, los gestos que hagas harán la mitad del trabajo para que el otro se interese en lo que le estás diciendo. Tus gestos deben tener un propósito que te permita contar la historia como tú quieres que el otro la perciba. Por ejemplo, en las presentaciones, lo ideal es que todos los gestos que hagas tengan una intención y no ser al azar, inconscientes y mucho menos repetitivos.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/5-expresiones-corporales-que-debes-practicar-como-lider

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario