Correos incendiarios: recomendaciones para responderlos – Blog de Empléate
fade
6018
post-template-default,single,single-post,postid-6018,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Correos incendiarios: recomendaciones para responderlos

Mucho se habla del poder del correo electrónico como una de las herramientas fundamentales, no solo para comunicarnos desde el punto de vista laboral o personal, sino también para ofrecer productos y servicios a través de, por ejemplo, un email marketing. Pero, ¿Qué pasa cuando revisas tu bandeja de entrada y te encuentras con correos incendiarios? 

Los correos incendiarios son esos mails ofensivos, crueles e incluso agresivos que envían algunas personas como una manera de expresar odio o sarcasmo. Este tipo de correos solo demuestran una falta total de inteligencia emocional, por lo que es importante tener mucho cuidado para evitar caer en el juego de los dimes y diretes. Más allá de los correos electrónicos, también se pueden recibir comentarios incendiarios o negativos a través de otras plataformas y redes sociales, por lo que el espectro de la intolerancia se va haciendo cada vez más amplio.  

En esta oportunidad, mencionamos algunas estrategias que se pueden aplicar para mantener en orden las emociones antes de dar respuesta a estos correos incendiarios, tuits o comentarios negativos por parte de algunas personas:  

Practica mantener la compostura. Es verdad, en algunas ocasiones provoca mandar a ciertas personas al fin del mundo, sin embargo, hacerlo de la manera como el otro espera que reacciones sería rebajarse a su nivel, en su lugar, haz la prueba de liberar, de otra manera más inteligente, la ira que te ocasionó con ese correo incendiario.

Por ejemplo, recibiste un correo o un comentario negativo, que sabes que fue injusto, en lugar de llamarle o contestarle el correo en ese preciso momento, intenta tomar papel y lápiz (o tu herramienta de notas del celular) y descarga allí todo lo que te provoca decirle a esa persona, pero no se lo envíes, solo hazlo para drenar las malas energías. Al día siguiente, cuando ya estés más calmado y la intensidad de tus emociones se haya aplacado, redacta un correo con otras palabras más amigables y conciliadoras, sin dejar de ser contundente. Tus emociones seguirán siendo válidas, solo debes saber gestionarlas para que la otra persona no tenga ese poder sobre ti.     

Trata de ser claro en lo que dices. Al comunicarte en línea, tu mensaje puede malinterpretarse con facilidad en ausencia del lenguaje corporal para explicarlo o darle la entonación adecuada, por ello debes cuidar mucho la manera como redactas tus respuestas para evitar que se tome o se perciba como algo ofensivo, burlón o sarcástico.

Si es tu caso y sueles comunicarte con otros haciendo bromas, trata en lo posible de mantenerte dentro de la frontera de lo amigable y lo profesional para que los demás no tomen tus palabras de manera errónea y termines siendo tú el incendiario. Conoce los límites de tu humor y recuerda que hablas con personas que pueden sentirse ofendidas si el mensaje no se transmite de forma clara.

Mete el freno. Suele suceder que cuando algunas personas se comunican a través de algún correo o plataforma en línea (donde no existe una retroalimentación en tiempo real y no se ven cara a cara) se tornan tan desinhibidas que creen que pueden decirles a otras lo que les plazca sin que eso traiga consecuencias. Lo cierto es que esto sucede con frecuencia y en la mayoría de los casos se escudan tras un monitor o el anonimato de una red para hacer comentarios agresivos y ofensivos.

Cuando recibas un mensaje grosero, mete el freno antes de contraatacar. Imaginar al remitente y evaluarlo, a menudo basta para extinguir el fuego antes de que se salga de control. ¿Podría ser que la persona hubiera malinterpretado un mensaje previo que le enviaste? ¿Tal vez esté bajo presión o, simplemente, esté teniendo un mal día? Colocarte del otro lado del monitor te brindará la perspectiva que necesitas, para evitar que la situación pase al siguiente nivel.

Siéntete libre de usar caritas o emojis. Aunque aún hay detractores de esta alternativa al verlo como algo poco profesional, lo cierto es que diversas investigaciones han demostrado que cuando se usan apropiadamente, estas caritas o emojis pueden contribuir a mejorar o realzar el tono deseado de un mensaje para que se entienda mejor, disminuyendo así los malos entendidos.

Los emoticones vendrían a ser un excelente aliado que sustituya, en cierta medida, la comunicación no verbal. La idea no es que se llene la respuesta de un correo o la caja de comentarios con caritas, pero sí emplearlas de manera correcta para tener más efectividad en lo que se desea comunicar. Si el correo fue negativo, una 🙂 puede ayudar a liberar tensiones y hacer que el otro incluso recapacite acerca de lo que escribió.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/4-tips-para-responder-correos-negativos

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario