¿Conoces el Mobbing? – Blog de Empléate
fade
4437
post-template-default,single,single-post,postid-4437,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Conoces el Mobbing?

El término proviene del inglés “to mob” (asediar, acosar), y se refiere al acoso que un trabajador puede vivir, debido al comportamiento de una persona o un grupo, que con acciones, palabras o gestos le deterioran su clima laboral. Hostigamiento verbal, no ser incluido en los beneficios de una empresa solo por la determinación arbitraria de la jefatura, un cambio de funciones sin justificación, horarios o puestos incómodos y la asignación de las tareas más desagradables, son algunos de los hechos que pueden estar contemplados en este tipo de bullying. Y las formas de reaccionar ante éstas suelen depender mucho de quién sea el victimario del mobbing, si es el propio jefe o un empleado.

Por su parte, las víctimas suelen ser personas con perfiles vulnerables, como trabajadores altamente rigurosos, miembros de minorías, con religiones o pensamientos culturales diferentes y mujeres, como lo ha señalado Alejandro Koppmann, jefe de la Unidad de Psiquiatría de la Clínica Alemana de Santiago.

Koppmann agrega que una situación de mobbing puede generar síntomas físicos, tales como cefalea, lumbago, alergias cutáneas y trastorno digestivo funcional. En cuanto al aspecto psicológico, éste se expresa con la ansiedad, depresión e insomnio, algo que inevitablemente se traspasará al entorno familiar. Cualquier esfuerzo por adaptarse a una realidad como ésta, será solo una solución temporal, ya que, en la práctica, es imposible mantener en el tiempo el rendimiento, en presencia de un estresor constante. “Adaptarse puede no ser tan eficiente si el costo involucrado implica el riesgo de enfermar o de usar de modo permanente fármacos ansiolíticos”.

Una manera de sobrellevar el mobbing, indica Koppmann, es anticipándose a las situaciones difíciles con estrategias, dedicarse a labores novedosas más que rutinarias, y en grupo, más que solitarias. Asimismo, las actividades extraprogramáticas, el ejercicio regular o las reuniones de carácter religioso suelen ser buenos escapes para el estrés que el acoso genera. “La familia suele ser un buen complemento, pero también es cierto que si la persona está estresada o irritable puede no tolerar las demandas de la vida familiar, como las tareas, peleas entre los hijos, reuniones, compras, ente otros. El ideal es planificar actividades y destinarles el tiempo que éstas necesitan, más que hacerlas en los márgenes del día, con todo el cansancio acumulado”, aconseja Koppmann.

Por su parte, la familia y los amigos de una víctima de mobbing deben estar dispuestos a escuchar, antes de juzgar, siendo un buen refugio al que se pueda acudir en busca de desahogo. “Normalmente no terminamos de escuchar el problema cuando ya nos sentimos llamados a dar instrucciones sobre qué hacer o cómo actuar. Pero muchas veces, las personas solo buscan ser oídas. Una vez que se ha escuchado, y si el tipo de problema o la intensidad del cuadro lo permiten, se pueden dar indicaciones de autocuidado que, idealmente, eviten el conflicto directo”, asegura Koppmann, recordando que “la víctima del acoso suele estar en una posición de desventaja frente al agresor, por lo que un enfrentamiento frontal suele no ser el camino correcto”.

Por: Reiter

Fuente: BullyngEnElTrabajo

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario