Cómo tomar decisiones en el trabajo – Blog de Empléate
fade
854
post-template-default,single,single-post,postid-854,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Cómo tomar decisiones en el trabajo

DecisionesTomar decisiones no es un proceso fácil, sobre todo por las consecuencias que implica: hay que considerar todos los factores y alternativas para resolver el problema o la situación.

En una organización, las decisiones que se toman favorecen o afectan al equipo de trabajo. Por eso, es fundamental pensar muy bien y analizar antes de dar el paso.

Te presentamos estos consejos para tomar decisiones acertadas:

–          No tomes una decisión tan rápido, considera los factores que afectan, analízalos y evalúa las posibilidades, si conviene o no. Escucha primero, nunca digas que sí antes de conocer las posibles consecuencias.

–          Toda decisión trae consigo su resultado que puede beneficiarte o que no alcance lo que querías, pero siempre aprenderás y tomarás como experiencia para próximas decisiones.

–          Reúnete con tu equipo de trabajo, considera sus puntos de vista, estimula el trabajo grupal y la creatividad, el intercambio de ideas, designa actividades. 

–        Busca todas las posibilidades, todas las alternativas para soluciones, por lo menos tres. Estudia sus aspectos, sus consecuencias positivas, negativas y los riesgos. Al decidir junto a tu equipo por una de ellas, deben considerar y aceptar lo que les gusta y lo que no por igual, tomando en cuenta el bien de la empresa.

–          Ten claro el objetivo y metas de la organización, qué quieres hacer y qué quieres conseguir para alcanzarlas, de esta manera será más fácil tomar decisiones.

–          Desarrolla la capacidad de resistir a la frustración, es decir, aceptar que no puedes lograr todo cuando quieres, cómo quieres y sin esforzarte, así te ahorras angustias, estrés y dolores de cabeza.

–          Evalúa las alternativas, analiza los pros y contras de cada una, lo más adecuado está relacionado a lo que la empresa y tú estén dispuestos a dar (esfuerzo), el factor tiempo: lo que estés dispuesto a esperar para conseguir resultados, y a lo que estés dispuesto a renunciar.

–          Descarta las opciones que requieren de un análisis intensivo y complicaciones, lo importante es centrarse en las más efectivas.

–          Asume riesgos: al decidir por una de las alternativas, intentas ampliar los beneficios y disminuir riesgos, pero eso no hace que desaparezcan. Al arriesgar más puedes ganar más o perder, pero la peor pérdida es no asumir ningún riesgo, debido a que no obtendrás nada por negarte a las oportunidades, eso sí, evalúa cuidadosamente cada riesgo que pueda afectar significativamente a la empresa.

Recuerda que no existe decisión perfecta sino la más adecuada en relación a la situación actual.

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario