¿Cómo establecer metas productivas a través de mapas mentales? – Blog de Empléate
fade
5972
post-template-default,single,single-post,postid-5972,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Cómo establecer metas productivas a través de mapas mentales?

Ya sea para ponerse en forma, aprender una nueva habilidad, establecer KPIs o desarrollar una estrategia comercial, el establecimiento de objetivos es una parte integral de nuestra vida personal y profesional.

Pero, ¿cuántas veces te has fijado metas y no las has logrado?

Ciertamente, no es suficiente anotar tus objetivos en una hoja de papel. Lo que necesitas es un enfoque más organizado y un plan de acción realista. Lo bueno es que existen soluciones, una de las técnicas más efectivas a las que puedes recurrir para establecer objetivos es el mapa mental.

Esta poderosa herramienta de visualización te ayuda a organizar los pensamientos, hacer asociaciones significativas y realizar un seguimiento continuo del progreso, lo que te permite establecer (y lograr) metas productivas.

Veamos cómo puedes utilizar mapas mentales para establecer objetivos en cinco sencillos pasos.

Lluvia de ideas sobre objetivos

El primer paso es hacer una lluvia de ideas sobre todos los posibles objetivos que deseas alcanzar. Anota todo lo que se te ocurra.

Aquí hay algunas preguntas que puedes hacerte:

  • ¿Qué quieres lograr?
  • ¿Qué te parece el éxito?
  • ¿Qué te impulsa?
  • ¿Dónde te ves (o a tu negocio) dentro de 5 a 10 años?

Hacer las preguntas correctas te ayudará a descubrir e intercambiar ideas sobre metas significativas. En esta etapa, no pienses en cuán realistas o alcanzables son, solo concéntrate en plasmar todos los pensamientos en el papel.

Establecer áreas de enfoque

En este punto, deberías tener una larga lista de objetivos. Si bien el establecimiento de objetivos tradicionales termina aquí, es justo donde comienza la técnica de mapeo mental.

Cuando cumplas con todos los objetivos, comenzarás a identificar áreas de enfoque comunes. Por ejemplo, si estás estableciendo metas comerciales para tu nueva startup, es probable que las áreas clave de enfoque sean los objetivos financieros, de marketing y de reclutamiento.

Por lo tanto, encuentra hilos comunes y establece áreas clave de enfoque que le darán cierta dirección a tu ejercicio de establecimiento de objetivos y simplificarán la administración de tareas.

Haz asociaciones significativas

Ahora que tienes las áreas de enfoque clave establecidas, categoriza los objetivos generales y asígnalos en sus respectivas áreas específicas.

Por ejemplo, si uno de los objetivos que escribiste fue “fortalecer el marketing de mi sitio web o la estrategia de contenido”, colócala en «marketing». Del mismo modo, la creación de un plan de contratación de una startup se ubicará en «contratación y recursos humanos».

Este proceso de pensamiento divergente y asociaciones te ayudará a visualizar mejor tus pensamientos sin sentirte abrumado.

Crea planes de acción

Los mejores objetivos son SMART (inteligentes en inglés): específicos, medibles, alcanzables, realistas y oportunos.

«Aumentar los ingresos» puede ser uno de tus objetivos generales, pero no puedes dejarlo así. Es fundamental profundizar más y convertirlo en un objetivo INTELIGENTE.

“Aumentar los ingresos en 30% en 6 meses”, por otro lado, es un ejemplo de una meta INTELIGENTE.

Por lo tanto, examina cada rama y establece planes de acción específicos con plazos para cada uno de los objetivos. Un plan detallado allanará el camino para una hoja de ruta más clara hacia el éxito.

Monitorear el progreso

Una vez que hayas dividido los objetivos en tareas procesables utilizando mapas mentales, estarás en una mejor posición para sumergirte en ellos sin perder el tiempo ni pensar demasiado.

Eso no es todo, esta herramienta de productividad también te brinda la flexibilidad de agregar o eliminar tareas a medida que avanzas mientras monitoreas el progreso en el camino.

Otra opción también es realizar una línea del tiempo aparte para ir marcando tareas que ya has realizado y ver cuánto falta para terminar o un diagrama de Gantt.

Es una buena idea sacar una copia impresa del mapa mental y pegarla donde puedas verla todos los días o guardarla como una imagen en tu teléfono para recordar constantemente tus objetivos.

Conclusión

Es posible que queramos lograr muchas cosas, pero la única forma de lograrlo es estableciendo objetivos productivos, y los mapas mentales te ayudarán a hacerlo posible.

Por lo tanto, trabaja de manera inteligente: usa mapas mentales para visualizar y alcanzar tus objetivos de manera organizada.

Por: Ermelinda Maglione

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario