Venezolanos que innovan el mercado inmobiliario internacional

Casi siempre se piensa que, a la hora de comprar propiedades o construcciones, lo ideal es que estén en obra negra, es decir, que solo tengan la estructura básica, sin acabados o en su defecto, adquirirlas sin llevar a cabo un estudio o análisis previo donde se tome en consideración que al momento de venderlas podría convertirse en un auténtico problema.

En vista de esto, los venezolanos Gustavo y Jean Claude Vera,  quienes están al frente de la empresa GBG Investments, crearon un modelo innovador de negocio inmobiliario, el foreclosure, que se ha transformado en la mejor manera de invertir en esta área, gracias a sus numerosas ventajas y que, actualmente, está causando revuelo en Estados Unidos.

Gustavo Vera es un arquitecto con más de 35 años de trayectoria y explica el riesgo de invertir en el sector primario, que generalmente abarca construcciones que están por estrenarse. Señala que muchas personas colocan su dinero en este tipo de proyectos pensando que luego al venderlos obtendrán una ganancia mayor, pero se equivocan. Asimismo, advierte que tampoco es conveniente invertir en inmuebles de segunda mano si no se tiene el conocimiento y la experticia necesaria.

En las inversiones de tipo foreclosure, se eligen las mejores propiedades dentro de la subasta, se compran a un precio moderado, luego se hace una inversión de conversión a propiedad boutique y sale a la venta por un precio por debajo del valor del mercado. Han convertido inmuebles deteriorados en espectaculares propiedades boutique. Luego, las estudian, evalúan cuidadosamente y remodelan para concretar después un rápido proceso de venta y un elevado número de rotaciones del capital apostado anualmente por cualquier inversionista.

La empresa GBG Investments les ofrece a sus socios sustanciosos rendimientos anuales por una inversión de hasta un 36% de rentabilidad. Además, una vez terminado el trabajo, Gustavo y Jean Claude Vera, junto su equipo de expertos, les dan a las casas, apartamentos, terrenos, locales de oficina y propiedades comerciales, un nuevo aire combinando el buen gusto y la tecnología, todo ello en un período que varía entre los 20 y 30 días.

Fuente: www.elmundo.com.vewww.pazeconomica.com

¿Te agradó esta nota?

Comenta y comparte a través de las redes.

Leave a Reply