Tal día como hoy, pero hace 11 años, la ONU decretó que cada 2 de octubre se conmemore el Día Internacional de la No Violencia, esto como una manera de homenajear el nacimiento de Mahatma Gandhi, quien en su momento fuera el líder precursor del movimiento de la independencia de la India y pionero de la filosofía y la estrategia de la no violencia. 

Se trata de una ocasión para tratar de hacerle llegar a la mayor cantidad de personas un mensaje que busca educar sobre la necesidad de detener la violencia en las poblaciones del mundo. Asimismo, uno de los objetivos es crear una cultura de paz, tolerancia, comprensión y no violencia.

Pero ¿de qué se trata la no violencia? 

El profesor Gene Sharp, un líder teórico de esta filosofía, ofrece la siguiente definición, extraída de su obra Las Políticas de la Acción No Violenta: “La acción No Violenta es una técnica por medio de la cual las personas que rechazan la pasividad y la sumisión pueden llevar adelante su lucha sin violencia. La acción No Violenta no es un intento por prevenir o ignorar el conflicto. Es una respuesta al problema de cómo actuar efectivamente en política, especialmente cómo ejercer el poder de manera efectiva”. 

La resistencia no violenta, o como mejor se le conoce “el principio de la no violencia” contempla el rechazo al uso de la violencia física como una manera de alcanzar un cambio social o político. Con el paso del tiempo esta modalidad toma cada vez más fuerza y es común ver cómo en las protestas las personas tienden a establecer un plan de acción orientado a mantener el equilibrio y enfocarse en los objetivos que se persiguen, sin afectar la integridad de alguien.

Se inclina más hacia el lado pacifista y uno de los principios claves de esta teoría es dejar claro que el poder de quienes gobiernan es y debe ser otorgado por el consentimiento de la población y es por ello que busca disminuir ese poder a través de quitarle ese consentimiento, es decir, que los ciudadanos le quiten ese apoyo.

Hay tres categorías principales de acción no violenta: 

  • Protesta y persuasión (incluyendo marchas y conmemoraciones).
  • No-Cooperación.
  • Intervención no violenta, como bloqueos y ocupaciones.

Aunque muchos no lo vean así, se necesita valor para hacer frente a quienes imponen su voluntad y creencias a través de la violencia. No es sencillo, sin embargo, es una opción alternativa que busca hacer más humana a la humanidad.

 Por GGBA

Fuente: http://www.un.org/es/events/nonviolenceday/

 

 

A %d blogueros les gusta esto: