Tu vida merece ser más equilibrada – Blog de Empléate
fade
5837
post-template-default,single,single-post,postid-5837,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Tu vida merece ser más equilibrada

Con el quehacer diario la vida puede tornarse, en ocasiones, bastante estresante. Esta situación puede hacerte sentir desganado, sin ánimos y haciendo que poco a poco vayas tomando hábitos poco saludables que, sin darte cuenta, te pueden pasar factura. De trata de algo muy frecuente, sobre todo para quienes tienen en sus manos las riendas de una organización o un proyecto de negocios en puerta que les ocupa la mayor parte del tiempo en obligaciones y actividades vinculadas al trabajo.

Si bien valorar una carrera y ocuparse de los proyectos y las responsabilidades laborales es importante, también lo es dedicarle un poco de tiempo a la vida, la cual, como dicen por ahí, es eso que pasa mientras esperas. La clave está entonces en mantener un equilibrio saludable entre las metas profesionales y las necesidades personales, después de todo, desgastarte en tantas obligaciones al final no vale la pena. A continuación, dejamos algunas recomendaciones para que gestiones tu tiempo y seas más productivo, sin dejar de vivir la vida.

Deja que otros te apoyen con las tareas. Esto es esencial, no solo para cuando estás al frente de un proyecto o una actividad en extremo relevante, sino también para todos los aspectos de la vida. Cuando quieres hacer de todo y no confías en que otros puedan apoyarte, terminas abarcando más de lo que humanamente posible puedes hacer, sobre todo cuando el tiempo es tu némesis.

En un principio puede resultar difícil, pero es posible lograrlo, apóyate en otros y confía en que, así como tú, están preparados para asumir los retos y sacarlos adelante sin dificultades. De esta manera no solo te ahorrarás un montón de trabajo, sino que además podrás disponer de mayor tiempo libre para dedicarte a hacer cosas que te distraigan y te permitan disfrutar la vida. Recuerda, no hay nada de malo en pedir apoyo.

Tómate un tiempo para relajarte. Una de las recomendaciones más importantes, ya que como seres humanos siempre necesitarás tiempo para alejarte de las obligaciones y despejar la mente, de lo contrario terminarás embotado y, aunque no lo creas, disminuyendo considerablemente tu productividad.

Trata de equilibrar el tiempo que pasas en la oficina, con tu familia y el tiempo que debes dedicarte a ti mismo. Intenta programar al menos una hora al día para desconectarte del trabajo y pasar tiempo a solas. Emplea este tiempo en lo que te haga sentir mejor y olvidarte un rato del mundo, por ejemplo, hacer ejercicio, practicar un pasatiempo, escuchar música o leer un libro.

Mantén a raya la procrastinación. De esto, sin duda, se ha hablado mucho, ya que cuando tomas el hábito de huirle a las responsabilidades y posponer proyectos, al final terminas corriendo de aquí para allá para hacerlos lo antes posible porque el tiempo, irremediablemente, se agotó. Esto aplica para todos los aspectos, no solo los laborales, sino también los personales.

Cuando caes en el error, por ejemplo, de ignorar los problemas, aunque parezcan muy superficiales, a la larga pueden convertirse en una inmensa bola de nieve que te atrapará sin dejarte respirar. Trata de estar atento a esas cosas que debes atender para evitar posponerlas, ya sea referente a actividades de la oficina o situaciones que tengan que ver directamente con tu salud: un dolor de espalda, dificultad para conciliar el sueño, etc., de esta manera lograrás mantenerte en equilibrio para poder fluir con las exigencias del día a día.   

Lo que logras es valioso. Generalmente cuando se tienen muchas responsabilidades y desafíos en puerta, es usual que, una vez alcanzados los objetivos, olvides felicitarte y darte “una palmadita” en la espalda. Esto es algo muy común, ya que a muchas personas se les hace más fácil reconocer los logros ajenos que los propios.

Acá es fundamental que te convenzas de que tus logros son importantes y que trabajaste mucho por ellos, por lo que celebrarlos debe ser la ley. Rodéate de las personas que te ayudaron a hacerlo posible y disfruta de su compañía. Una comida con amigos y familiares sería una excelente opción para celebrar tus logros.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/como-darle-a-tu-vida-un-estilo-saludable-y-equilibrado

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario