En alguna oportunidad nos hemos topado en las redes sociales con esa imagen que resalta las diferencias entre un líder y un jefe, y es que un buen líder siempre querrá que su equipo de trabajo realice sus labores individuales y grupales de una manera efectiva. Al ser una figura clave dentro de la organización, debe afrontar un gran reto: tratar de amalgamar los intereses, independencia y conocimientos propios de cada individuo con el objetivo de alcanzar un bien común.     

A continuación, te dejamos algunas de las cualidades de liderazgo más significativas que deben ponerse en práctica para alcanzar el éxito de la organización: 

Define la misión, visión y estrategia. Esto es fundamental para que los equipos trabajen unidos con un objetivo común, además, cuando una persona sabe cuáles son las metas y lo que se espera de ella, se aplicará con más determinación. Trata de empezar estableciendo una meta ambiciosa a largo plazo y, poco a poco, segmentando tareas más pequeñas con resultados más inmediatos que motivarán a tu equipo y harán que no desvíen la mirada del objetivo. 

Invertir en el talento es fundamental. Ya que son la variable más importante y valiosa de cualquier organización. Una de las claves para alcanzar el éxito es contar con gente preparada y que esté dispuesta a seguir aprendiendo. Invierte en cursos y talleres que nutran a tu personal y no lo veas como un gasto sino como una inversión. Las personas con cualidades de liderazgo son capaces de reconocer las habilidades especiales y saben cómo utilizarlas en beneficio de la empresa. 

Transmite valores a través de la comunicación. Hazlo de manera transparente clara y concisa, evitando que sea de carácter unilateral, es decir, así como les transmites valores a tus empleados, debes darle la oportunidad de expresarse para conocer sus preocupaciones, opiniones e ideas. Comunicación y liderazgo van de la mano cuando hablamos del liderazgo actual. Practica la escucha activa observando y preguntando. Sé flexible, transmite confianza y muéstrate abierto y con una actitud firma. Reúne todas esas ideas que te han manifestado y busca la manera de ponerlas en práctica. De esta manera se sentirán tomados en cuenta y harán sus labores con mejor disposición. 

Crea grupos de trabajo entusiastas y con espíritu de superación. Motivar e inspirar a tus empleados y fomentar su entusiasmo por los proyectos, es una de las habilidades más importantes y la clave del éxito. Los empleados motivados son buenos empleados.

Da el ejemplo. Esta no es solo tu mejor carta de presentación, sino que además logras enseñar a tu equipo que lo que se predica debe concordar con lo que se demuestra. De esta manera logras establecer un fuerte vínculo con tu equipo de trabajo, ya que cuando ellos ven que eres el primero en trabajar duro, en tomar las responsabilidades que amparan tu posición y, a su vez, hacerlo con honestidad, ética y autenticidad, te verán como un ejemplo a seguir.

La habilidad de liderazgo también debe verse como la capacidad de entregar responsabilidad y delegar tareas, esto motiva a sus empleados y les genera más sentido de pertenencia en la organización. Pon en práctica ser innovador y visionario, detecta oportunidades de mejora, crea un ambiente que estimule la creatividad y, sobre todo, confía en ti mismo y tu equipo te seguirá.

Por GGBA

Fuente: CualidadesDeLiderazgo


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: