¿Te ha provocado salir corriendo de una entrevista laboral? – Blog de Empléate
fade
6322
post-template-default,single,single-post,postid-6322,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Te ha provocado salir corriendo de una entrevista laboral?

¿Te ha pasado que estás en una entrevista laboral y te provoca salir corriendo? Aunque no lo creas es una situación que se presenta con mucha frecuencia en algunas empresas, generalmente porque el escenario se torna un tanto incómodo debido a la actitud o las preguntas que hace el reclutador a los candidatos. Pero ¿por qué sucede esto? En este artículo te mencionamos algunas razones.

Probablemente cuando recibiste la llamada que tanto esperabas para acudir a una entrevista laboral fuiste con mucha ilusión, anhelando que todo saliera de lo mejor, sin embargo, no fue así gracias al comportamiento del reclutador. Aunque lo más sensato para muchos sería dejar la entrevista a la mitad y salir corriendo, muchos prefieren aguantarse el mal rato, debido a la urgencia que tienen por conseguir un empleo; aunque no parezca muchos reclutadores se valen de esta necesidad para seguir con su comportamiento “tóxico”.

Las razones suelen ser diversas, sin embargo, algunas de las más comunes mencionadas por los candidatos tienen que ver generalmente con el tipo de preguntas y la actitud déspota o arrogante que toman ciertos reclutadores frente a los talentos. 

Cuando esto sucede la impresión que se llevan los candidatos es que la empresa donde se están postulando seguramente tiene fallas en su estructura y cultura organizacional, por lo que no es raro pensar que existe una dinámica tóxica donde no se respetan los valores. En este caso, dependerá mucho de la actitud que tome el entrevistado ante este tipo de situaciones incómodas que mencionaremos a continuación.

Preguntas inapropiadas

Uno de los escenarios más comunes, sobre todo, cuando el reclutador se toma el atrevimiento de indagar sobre la vida privada de una persona, por ejemplo, sobre su sexualidad, religión, estado serológico o situación económica o sentimental actual. Sin duda son tópicos que deberían obviarse, ya que lo que realmente importa son los aspectos profesionales del candidato y qué tiene para ofrecerle a la organización desde el punto de vista profesional. De suceder esto, lo más recomendable es hacer lo posible para cambiar de tópico de forma educada y si no surte efecto, concluir el diálogo.

Demasiada confianza

En la actualidad muchos reclutadores se valen de algunos recursos para hacer que el ambiente de la entrevista no sea tan rígido y el reclutador se sienta un poco más relajado, sin embargo, se debe tener mucho cuidado con esto para no caer en el “abuso de confianza” que incomode al entrevistado. Si bien no todas las entrevistas se harán de traje y corbata, lo ideal es mantener el tono serio del encuentro donde exista respeto mutuo. Por ejemplo, si el entrevistado está sentado frente al reclutador y este está toda la entrevista en un tono de burla con otros trabajadores, atendiendo llamadas no relevantes o enviando mensajes interrumpiendo la sesión, probablemente el candidato hará lo posible para terminar el diálogo lo antes posible.

Lenguaje y actitud hostil

Otra de las razones de peso por la que muchos candidatos quieren salir corriendo de una entrevista laboral. Sin importar si se trata de tu futuro jefe directo, una entrevista es el peor momento para utilizar un lenguaje hostil ante el entrevistado. En algunas organizaciones los reclutadores suelen aplicar entrevistas difíciles como una manera de poner a prueba al entrevistado a ver si “aguanta la mecha”, sin embargo, no es lo más recomendable, ya que de cierta manera se le deja ver al candidato que es una empresa que practica la intransigencia y que está totalmente permitido el maltrato.

Trato despectivo o discriminatorio

Hay candidatos que han pasado por la mala experiencia de acudir al llamado de una entrevista laboral en donde el entrevistador se da a la tarea de hacer comentarios incongruentes o despectivos que pueden resultar ofensivos, por ejemplo, “¿sólo eso hacías en tu trabajo?”, comentarios irregulares que hagan alusión a las cualidades o habilidades del entrevistado o que se refieran al género o apariencia física. Ne estos casos se debe tener especial cuidado y, de ser necesario, detener el proceso cuanto antes.

Otras veces sucede que, aunque te hayan llamado para la entrevista presencial, te dicen que “no cumples con el perfil”, situación que resulta un poco contradictoria e irrespetuosa, ya que, para haber llegado al punto de llamarte, se supone que debieron haber visto tu perfil profesional. De presentarse este escenario, lo ideal es preguntarle al reclutador si realmente vieron tu perfil antes de contactarte para dejar claro que la interacción no fue satisfactoria y te hizo perder el tiempo.  

Por: GGBA

Fuente: https://bit.ly/33e1X6M

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario