¿Te cuesta trabajar en equipo? Chequea estas recomendaciones – Blog de Empléate
fade
5350
post-template-default,single,single-post,postid-5350,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Te cuesta trabajar en equipo? Chequea estas recomendaciones

Trabajar en equipo se dice fácil, pero lo cierto es que muchas veces no es tan sencillo como parece. Para trabajar bajo esta modalidad es necesario comprender que la colaboración forma parte de la realidad y la naturaleza humana, por lo que, aunque lo evites, jamás estarás solo. Para alcanzar el éxito en este tipo de colaboraciones es importante tomar en cuenta una serie de recomendaciones que pasan por ser educados, saber pedir consejos y opiniones, así como comprender y respetar la función de cada miembro del equipo, ya sea en el ámbito laboral o académico.

Contar con un equipo de trabajo o de estudio, que esté conformado por personas profesionales y dedicadas no será suficiente si cada miembro no es capaz de ser solidario y organizado. Tener que considerar demasiadas opiniones y puntos de vista implica un esfuerzo por parte de cada integrante, sin embargo, esto no debe ser sinónimo de desorganización. Si bien trabajar en equipo a veces no es sencillo, ya que se pasan muchas horas en un mismo entorno, lo cual puede generar malentendidos, falta de comunicación u otros roces, lo cierto es que se puede lograr. Pero, ¿cuáles son esos aspectos que se deben tener presentes al momento de trabajar en equipo? A continuación, los mencionamos.

Comprende y cumple tu rol. Sin duda una de las cosas más importantes al momento de trabajar en equipo, ya que si tienes definido cuál es tu papel dentro del equipo y cuáles son las actividades de las que te encargarás, hay menos probabilidades de cometer errores o de incomodar a los demás al meterte en sus áreas. Trabajar en equipo no significa intentar destacarse de los demás, sino construir algo en conjunto agregando una cuota personal de ti mismo.

Escucha y hazte escuchar. Acá es crucial que te des la oportunidad de saber qué tienen para decir los demás integrantes del equipo, de esta manera también podrás expresar tus opiniones de un tema específico. Estas acciones hacen que se cree un escenario de respeto y cooperación donde se puedan negociar las mejores alternativas para dar solución a los proyectos en conjunto.  

Toma decisiones con el apoyo de los demás. Pareciera poco trascendental, sin embargo, muchas veces en el entorno laboral, las personas tienden a caer en el error de tomar decisiones inconsultas, lo que generalmente crea escenarios de malestar e inconformidad con la persona que tomó la decisión. Por muy aparente que parezca la solución a un determinado problema, procura siempre involucrar a los demás miembros del equipo, ya que de lo contrario se puede tomar como una falta de respeto o una muestra arrogancia hacia los demás. Si todos desarrollaron una idea y participaron en un proyecto, es normal que los tomes en cuenta al momento de tomar la decisión final. Recuerda, son un equipo.

Las necesidades de los demás son importantes. A veces cuesta trabajar en base a la empatía, sin embargo, cuando se trata del trabajo en equipo esto es fundamental. Por ejemplo, habrá días que tu área no tenga mucho trabajo por hacer, mientras que el área de tu compañero puede que esté sobrecargada. Trata de indagar y preguntar en qué andan tus compañeros de equipo para que, de necesitar apoyo, puedas echarles una mano y así todo fluya más rápido. Ser proactivos es de gran ayuda.

Exprésate de manera educada. Recuerda que, aunque tengan confianza y se vean todos los días en el mismo espacio, no quiere decir que haya libertad para ser maleducados. La buena educación y expresarnos de buena manera siempre va a primar, sobre todo cuando hay trabajos pendientes por hacer y hay poco tiempo para tenerlos listos. Este tipo de escenarios pueden aumentar la tensión y hacer que los ánimos se caldeen, sin embargo, es necesario mantenerse a la altura y tratar de resolver las cosas de la mejor manera y con el apoyo y colaboración de todos.  

Rompe el hielo de vez en cuando. Aunque haya mucha carga de trabajo, siempre es bueno romper el hielo y hacer una pausa para mantener el buen humor y reírnos con un chiste de vez en cuando. Esto no quiere decir que haya falta de seriedad, al contrario, puede contribuir a forjar lazos de compañerismo y hacer la labor diaria un poco más llevadera.

Deja las cosas claras al final del día. Es probable que, a pesar de las buenas intenciones, surjan malentendidos que pongan el escenario laboral un tanto gris, sin embargo, siempre se pueden resolver. De ahí la importancia de buscar el momento perfecto para que al final del día puedas conversar con esa persona de manera educada con el fin de limar las asperezas. Si esa persona no toma la iniciativa, hazlo tú, verás que todo puede fluir mejor y que tal vez se estaban ahogando en un vaso con agua.

Cuando comiences a trabajar en equipo comprenderás la importancia de la convivencia en la oficina. Si eres amable con tus compañeros e inviertes tiempo en conocerles, conseguirás trabajar mucho más a gusto. Entenderás mejor al resto de los trabajadores y te resultará mucho más fácil trabajar para conseguir los objetivos en común.

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
2 Comments
  • Gloria López

    Muy asertivas las recomendaciones….
    Mil gracias

    29 junio, 2020 at 1:42 am Responder

Responder a Gloria López Cancelar respuesta