Steve Jobs de pequeño vivió en la ciudad de San Francisco, a la edad de 6 años la familia decidió trasladarse a Mountain View (donde actualmente están los cuarteles generales de Google) en un momento en que empezaban a aparecer multitud de empresas dedicadas a la electrónica, un área que acabaría convirtiéndose en el área de Silicon Valley.

En 1976 Steve Jobs en compañía de Steve Wozniak, y Ronald Wayne, fundaron Apple. Más tarde, recibieron el financiamiento de parte de Mike Markkula, quien contribuyó a la creación y el lanzamiento de Apple I, la primera computadora hogareña. Jobs comenzó a mostrarse como líder desde aquel entonces, empujando el desarrollo de los equipos Mac y configurando el futuro de los procesadores.

Los siguientes años de Apple fueron maravillosos, se lanzó la famosa publicidad del Super Bowl titulada “1984” y Steve presentó el Macintosh. Descrito por algunos como un persuasivo y carismático director, para otros empleados Jobs era un manager temperamental y errático. Con el tiempo, hacia finales de 1984, la relación entre Jobs y John Sculley, director ejecutivo de Apple Computer para el momento, se deterioró, y a finales de mayo de 1985, luego de una lucha de poderes internos, Sculley despidió a Jobs, es decir, el fundador de Apple fue echado de la compañía que creó.

Luego de su forzada partida de Apple, Steve Jobs fundó NeXT Computer, otra compañía de informática, tal vez un poco menos accesible o más apuntada a profesionales, a científicos y académicos, y no al “usuario común”. Aun así, NeXT le permitió a Jobs desarrollar y experimentar con nuevas tecnologías, algunas que sembraron semillas de lo que vendría, de la tecnología que en algunos casos es estándar.

En 1986 Steve Jobs adquirió una compañía llamada The Graphics Group. Originalmente de la división de gráficos por computadora de Lucasfilm’s, ésta fue comprada por 10 millones de dólares, con 5 millones invertidos como capital. La intención de la empresa era convertirse en un desarrollador de hardware de alta tecnología para gráficos, pero, tras un par de años de ventas poco rentables, The Graphics Group, mejor conocida como Pixar, fue contratada por Disney para producir una serie de películas basadas en animación por computadora. Steve no sólo revolucionó el mundo de la informática y de los ordenadores, sino que además marcó un antes y un después en el universo del cine y de la animación.

En 1996 Apple anunció que compraría a NeXT por $429 millones. Apple compró NeXT y Steve Jobs volvió a ser parte de Apple. Hacia septiembre de 1997, Jobs fue nombrado Director Ejecutivo temporal de Apple, y en 1998, determinado a devolverle la rentabilidad a la compañía, decidió acabar con una serie de proyectos como Newton, Cyberdog, y OpenDoc. La vuelta de Jobs y el lanzamiento del iMac y de otros productos, fue sinónimo de un incremento significativo en las ventas de Apple.

No fue hasta el año 2000 que Jobs dejó de lado el título “temporal” y se convirtió oficialmente en Director Ejecutivo de la compañía, llevándola adelante con gran determinación y visión, y su liderazgo fue sinónimo de grandes éxitos. A partir de este momento, manteniendo la funcionalidad y la estética como pilares, Apple creció enormemente.

No sólo se perfeccionaron equipos como el iMac y se repensaron los portátiles como los Macbook y el MacBook Air, además, derribaron paradigmas y se reestructuró al mundo y a la forma en que consumimos información y contenidos digitales, gracias a dispositivos como el iPod, el iPhone, y el iPad. Con el lanzamiento del iPod y con la presentación de la tienda musical de iTunes, Steve Jobs y Apple lograron revolucionar y revivir a la industria musical.

“La creatividad se trata de conectar cosas. Cuando le preguntas a personas creativas cómo hicieron algo, se sienten un poco culpables porque realmente no lo hicieron, sólo lo vieron. Pareció obvio para ellos después de un tiempo.” Steve Jobs

Por: Carusto

Fuentes: www.clarin.com; www.liderempresarial.com

¿Te agradó esta nota?

Comenta y comparte a través de las redes.