El Meetnaping se apodera de las organizaciones

3Sin duda en algún momento de nuestra vida profesional, a veces de forma recurrente, somos víctimas del denominado meetnaping. Este término, con tildes anglosajonas, no es más que el exceso de reuniones que terminan por quitarte tiempo que puedes usar para completar algunas asignaciones u objetivos pendientes. La palabra está compuesta por las palabras meet (reunión en inglés) y kidnaping (secuestro en inglés).

Por lo general, estas reuniones que sustraen tiempo de valor para el empleado, y para la organización, suelen sustentarse en falta de planificación, falta de liderazgo, inclusive por comentarios de pasillo o chismes.

Una de las formas de evitar esta pérdida de tiempo en reuniones no efectivas es llevar una agenda de reuniones, pautar los puntos y fechas; si debemos reunirnos por un asunto improvisto es necesario antes de sentar a las partes interesada rescatar toda la información de valor para esto, de manera que al momento de iniciar todos puedan entender el propósito de la misma.

Por otra parte, debemos identificar la relevancia del tema para determinar si es o no preciso hacer una convocatoria a la sala de reuniones; no es lo mismo que vayamos a debatir sobre estrategias para afrontar alguna crisis inesperada, a que citemos a nuestros colaboradores para hablar del uso del comedor. Si el segundo es un tema de interés general lo podemos abordar a través de un correo dirigido a toda la organización.

¿Qué podemos hacer para mejorar esto?

  • Planificación:

Para que la reunión no redunde sobre temas fuera de interés lo primero está en tener una planificación clara; por ejemplo, cuáles son los puntos a tratar, quiénes son los interesados en esto, y por supuesto participar con cierto tiempo la fecha para esta. Si es un tema inesperado el que se tiene que debatir, tratemos de manejar toda la información y los datos relevantes para el tratamiento de la reunión, de esta forma aseguraremos obtener soluciones y mejores respuestas.

  • Liderar:

Es necesario que alguien maneje la pauta de la mejor manera, y que sin titubear sea capaz de responder cualquier duda de los presentes. Cuando la reunión es presidida por alguien que conozca y aborde el tema evitamos retrasos innecesarios, permitiendo así que esta sea efectiva y no impacte sobre la operatividad de la empresa de forma negativa.

  • Definir acciones:

Las consecuencias de una reunión deben verse materializadas en las acciones, y soluciones que abordarán la situación que generó el encuentro. Si por casualidad quedan algunos temas en el aire, o sin ser aclarados estos no tendrán importancia generando una pérdida de tiempo, para evitar este punto es recomendable la toma de nota o minutas de estas citas.

Esta práctica se puede ir erradicando de nuestra cotidianidad si aprendemos a definir la relevancia del tema, o de la situación. Recordemos que el exceso de reuniones sin sentidos impacta de forma significativa la productividad de la organización, y de igual manera la de nuestros colaboradores al percibir la falta de organización y dirección tras estos secuestros de tiempo llamados meetnaping.