¿Sientes que estar soltero te pone en desventaja? – Blog de Empléate
fade
6308
post-template-default,single,single-post,postid-6308,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Sientes que estar soltero te pone en desventaja?

Quizás suene un poco disparatado, pero ¿te has sentido alguna vez discriminado en tu entorno laboral por estar soltero? Aunque no lo creas esto es algo que pareciera suceder con más frecuencia de la que pensamos y es que en algunas empresas muchos trabajadores han manifestado sentirse apartados o poco tomados en cuenta por el hecho de estar solteros.

De acuerdo a información reflejada por el Observatorio Alares, una empresa especializada en el cuidado de personas, casi 80% de los trabajadores en España han expresado sentirse relegados en su entorno laboral al no formar parte, por ejemplo, de una “familia establecida”.

El observatorio hace énfasis en que muchas veces las personas, sobre todo en el entorno laboral, tienden a manifestar tendencias y percepciones, así como sesgos inconscientes con aquellas personas que consideran no viven las mismas experiencias que ellos al no tener hijos, una renta que pagar u otras responsabilidades que vienen de la mano de un matrimonio o relación de pareja.

Algunas conclusiones de este tipo de estudios del entorno laboral han reflejado que el estado civil sí influye en la inclusión de determinados colectivos. Por ejemplo, a la tradicional discriminación por motivos de maternidad, que está prohibido por ley, se une la discriminación por las personas que viven con sus padres o solas.

“Dichos sesgos se manifiestan en cosas como: incremento de horas extra y cargas de trabajo en personas que no tienen que dedicar su tiempo al cuidado de sus hijos; menos predisposición a la hora de asignar vacaciones a personas que no tienen que coordinarlas con su pareja, o menos flexibilidad a la hora de conceder días libres o asuntos propios a quienes no están casados. Muchos de estos estereotipos se unen a otros aspectos relacionados con la diversidad, como, por ejemplo, el género, siendo una doble discriminación la que sufren las mujeres (mujer y soltera)”.

Sesgos inconscientes más resaltantes

La edad sin duda es uno de los sesgos que más discriminación causa en el entorno laboral, bien sea porque el trabajador es muy joven o muy mayor, a diferencia de los demás integrantes de la nómina. ¿Por qué sucede esto? Podría decirse que muchas veces se debe a que las personas tienden a asumir, en el caso de los más jóvenes, que carecen de suficientes conocimientos o experiencia para hacerse cargo de actividades que suelen ser más demandantes. En el caso de las personas mayores, generalmente otros asumen que están desactualizados, que no comprenden la era tecnológica actual o que simplemente ya no tienen la misma lucidez que antes. Debido a este tipo de sesgo muchas personas, quizás de manera inconsciente, terminan haciendo comentarios discriminatorios al hacerles creer que hacen un trabajo de menor calidad; esto puede causar mucho daño, por lo que lo recomendable es evitar estas actitudes a toda costa.

El género es otro tipo de sesgo que hace que un grupo de trabajadores discrimine a otro, básicamente porque “no ven el mundo de la misma manera” o porque, por ejemplo, en el caso de las mujeres, “son más débiles” que los hombres y, según su percepción, no pueden encargarse de muchas labores.     

Asimismo, está el sesgo del lugar de procedencia de la persona, esto sin duda se ve mucho en las empresas, sobre todo con personas que llegan a trabajar de otras partes del país o del mundo, situación que hace que otros trabajadores los vean como con cierto recelo.

En estos casos, los trabajadores tienden a asociar de manera inconsciente que hay menos compromiso con la empresa o el proyecto, por parte de personas que viven o proceden de un estado diferente al de la sede corporativa, por lo que el inconsciente de la conciliación vuelve a fallar al hacerles pensar que una persona de otro lugar abandonará con más probabilidad su puesto de trabajo.

Otra razón por la que las personas solteras se sienten discriminadas se debe a los comentarios que constantemente suelen hacerles otros trabajadores que ya son padres o madres, por ejemplo, “se te va a pasar el tren”, “tú no lo comprenderías porque no eres madre / padre”, “si no lo haces ahora, ya no podrás tener hijos”.

Este tipo de alusiones a la vida sexual de una persona deben trabajarse en la cultura organizacional y en las normativas de inclusión de las empresas, con el fin de evitar los rumores o canales tóxicos de comunicación que en nada favorecen al clima laboral de una empresa. La recomendación es practicar la empatía, no solo dentro de las oficinas sino también con los demás clientes del exterior.

Por GGBA

Fuente: https://bit.ly/3BEBxaW

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario