Si no te gusta tu trabajo ¿debes dejarlo? – Blog de Empléate
fade
6373
post-template-default,single,single-post,postid-6373,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Si no te gusta tu trabajo ¿debes dejarlo?

Seguramente en algún momento de la vida has atravesado por esa situación donde ya no te sientes a gusto en tu empleo y tienes ganas de dejarlo, pero no sabes cómo. Aunque no lo creas, esto es algo muy común y muchas veces no depende solo del ánimo del trabajador o que personalmente se sienta poco realizado, sino que también es probable que la empresa haya dejado de motivar a los trabajadores por lo que el escenario ya no luce muy promisorio.

De acuerdo a un estudio realizado por el portal de empleo norteamericano The Muse, el 72%, de los menores de 30 años y de la generación Z que buscan empleo han sentido esa sensación de sorpresa y hasta arrepentimiento al notar que ese trabajo o empresa con el paso del tiempo resultó ser muy diferente de lo que les habían hecho creer y no cumple sus expectativas.  

¿Cuándo es el momento oportuno para dejar ese empleo que no te gusta?

En este caso no hay una respuesta única, ya que cada caso es muy específico y hay quienes consideran que un mes es suficiente y otros que, por el contrario, pueden esperar incluso un año para abandonar el sitio.

Según la encuesta de The Muse, el 20% de los jóvenes que buscan empleo afirman que dejarían un trabajo en un mes o menos si resultara diferente a lo anunciado, el 41% lo dejaría entre dos y seis meses, y el 15% entre siete y once meses. Solo el 24% intentaría aguantar un mal trabajo durante un año o más antes de seguir adelante.

Acá también hay que analizar que no todo aquel que quiere dejar ese empleo que no le gusta puede hacerlo, sin antes conseguir un nuevo empleo, ya que se quedaría sin sueldo y su estabilidad económica se vería comprometida, por lo que es usual que ante este escenario las personas tiendan a esperar un poco mientras consiguen esa nueva oportunidad.

¿Qué se puede hacer cuando los trabajadores se sienten así?

Una de las recomendaciones que se les hace a quienes sienten esa necesidad de casi salir corriendo de sus trabajos es tomarse un tiempo para analizar qué es lo que realmente les está afectando o les está faltando, para así tenerlo claro y, de ser posible, hablarlo con su coordinador.

Sabemos que hay entornos laborales tóxicos donde esta alternativa no luce nada viable, sin embargo, hay lugares de trabajo donde los coordinadores o jefes de división están abiertos a conversar con su personal y así llegar a acuerdos que beneficien a ambas partes.

Probablemente se hayan presentado malos entendidos en los procesos de entrevista que hayan resultado en disconformidad en los trabajadores, por lo que tener la oportunidad de aclarar los puntos es fundamental, de esta manera el trabajador podrá decidir si quedarse o marcharse.   

Por GGBA

Fuente: https://bit.ly/3tMKXyK

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario