Ser feliz sin sucumbir en el intento – Blog de Empléate
fade
5706
post-template-default,single,single-post,postid-5706,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
Felicidad

Ser feliz sin sucumbir en el intento

Desde hace algunos años se viene haciendo hincapié en la importancia de buscar las herramientas que nos permitan alcanzar un estado de felicidad, colocando en la balanza cosas realmente importantes que influirán en nuestro bienestar emocional. Si bien nos dicen que deberíamos poner foco en realizar actividades que nos hagan sentir cada vez mejor con nosotros, la realidad es que es una situación que nos resulta un poco cuesta arriba de asimilar, básicamente porque para nosotros la felicidad suele ser evasiva al no estar conectados con ese tipo de pensamientos positivos.

Y es que no se trata de algo al azar, ya que científicamente nuestros cerebros están programados y han evolucionado para protegernos, mantenernos a salvo y, sobre todo en estos tiempos, para sobrevivir. Esto no quiere decir que no seamos capaces de tener momentos de felicidad, euforia y otros más de mucha dicha, sin embargo, para la mayoría de nosotros resulta mucho más sencillo caer en emociones que se inclinan más hacia el lado de la negatividad, y lo peor es que pareciera que nos gusta ser persistentes en eso.

En vista de esta situación, ¿cómo podemos encontrar más felicidad en nuestra vida? Aunque parezca algo sencillo de lograr, requiere de una práctica continua, ya que la felicidad es algo que debe cultivarse y debe comenzar desde nuestro interior. Para poder comenzar a cultivar la felicidad es necesario desaprender para volver a aprender. A continuación, dejamos algunas recomendaciones que puedes poner en práctica para ser más feliz.

Piensa en positivo. Pareciera un cliché sacado de un libro de autoayuda, pero, aunque suene gastado y tal vez un poco repetitivo, lo cierto es que da resultados. Cuando solo nos enfocamos en lo que nos sale mal o como no esperábamos, generalmente caemos en un estado de depresión y frustración por las metas no alcanzadas. En cambio, si lo que queremos es cultivar la felicidad y hacer que dure por largo tiempo, es fundamental reprogramar nuestro cerebro para que pase de una mentalidad negativa a una positiva. Una buena alternativa puede ser hacer un análisis de las cosas positivas que nos han pasado recientemente e incluso meses o años atrás. De esta manera aprendemos a conectar con esas vivencias y recordamos que, a pesar de todo, la vida tiene más momentos buenos de los que reconocemos. Al hacerlo con frecuencia, tu mente comienza a hacerlo de manera automática.

Tus logros, aunque pequeños, valen. Por lo general solemos enfocarnos en las cosas magnánimas que hemos logrado, dejando de lado aquellas que, aunque pequeñas, también valen y mucho. Recuerda que la vida está llena de altibajos, sin embargo, cada uno de esos momentos son valiosos y nos dejan un aprendizaje que debemos saber reconocer y valorar. Trata de tomar unos minutos de tu tiempo y conéctate con esos pequeños momentos que te ayudarán a reconocer tus logros, te darás cuenta que eres todo un ganador.

Equilibra tu vida y el trabajo. Para nadie es un secreto que la mayor parte del día nos la pasamos trabajando o buscando la manera de ser más productivos con nuestros proyectos laborales y personales, por eso muchas veces sentimos que perdemos el equilibrio al dedicarle menos tiempo a nuestras vidas y los momentos que pasamos con nuestros seres queridos, de ahí la importancia de tratar de alcanzar un equilibrio entre nuestro trabajo y nuestra vida personal. Sin darnos cuenta nos iremos sintiendo mucho mejor y más centrados, recuerda que, así como nos comprometemos con el trabajo también podemos hacerlo al desarrollar otras actividades e intereses.

Haz de la meditación una aliada. Mucho se habla del mindfulness, pero muchas veces se le resta importancia. Meditar permite que centres tu atención y tu consciencia al momento presente, además de ser una herramienta fundamental para evitar juzgar y aceptar lo que estás sintiendo en un momento determinado. Practicar este tipo de meditación permite reducir los niveles de estrés y nos ayuda a ver las situaciones por lo que son y no por lo que creemos que son.

Explota tu creatividad. Muchas veces pensamos que lo de ser creativos hay que dejárselo a los artistas, pintores, cantantes, etc., sin embargo, todos tenemos la capacidad de explotar nuestra creatividad si así decidimos hacerlo. Hay estudios que demuestran que la gente que se involucra en actividades creativas de forma regular tiende a ser más feliz. Quienes pasan tiempo usando su imaginación y siendo creativos tienen más entusiasmo y sentimientos de felicidad y bienestar a largo plazo. Las actividades creativas pueden incluir la escritura, la pintura, el dibujo o la música.

Ser imperfectos es lo natural. Seguramente en algún momento de tu vida has escuchado la frase de “hay que buscar la perfección”, sin embargo, cuando solo nos enfocamos en esto dejamos de lado el tema de la imperfección que forma parte de nuestra vida y que es algo natural. Para ser realmente felices es importante permitirle la entrada a la imperfección como parte de nuestra vida. La perfección es imposible y sujetarnos a nosotros o a los demás a estas normas es inútil. Siempre terminaremos sintiéndonos defraudados. Acepta que la vida es imperfecta y reconoce que hay belleza y gracia en esa imperfección.

Haz lo que amas y ama lo que haces. Esto aplica para todos los aspectos de nuestra vida, ya que de nada sirve dedicar una vida entera a hacer algo que no te llena o te hace infeliz. Aprovecha los mejores años de tu vida haciendo eso que te hace feliz y que te impulsará a seguir adelante. Pon tus energías en construir una carrera en áreas que te motiven y que te den un alto nivel de satisfacción, verás que tus niveles de felicidad aumentarán de manera considerable.

Sé inteligente con tus gastos. No mentiremos, a la mayoría de nosotros nos gustaría disfrutar de un día de compras que no termine jamás y donde podamos adquirir todo eso que nos llama la atención, sin embargo, pensar que cuanto más dinero tengas más feliz serás es un error. Si bien el dinero ayuda, no es la clave de la felicidad, lo que sí debes tener presente es la manera en cómo estás gastando el dinero. La recomendación es hacerlo de forma inteligente, por ejemplo, experiencias como viajes, cenas, conciertos y demás, sin duda pueden hacernos más felices porque compartimos con otros. Recuerda que la felicidad relacionada con objetos materiales se diluye fácilmente, pero las experiencias nos ayudan a definir nuestro propósito y pasiones en la vida.

Cultiva la gratitud y vive el momento. Nuestros pensamientos y sentimientos suelen dar vueltas alrededor del pasado o del futuro. La realidad es lo que estás experimentando en este preciso momento, lo que estás viviendo en ahora mismo. En ocasiones queremos escapar de esa realidad. Pero cuando nos mantenemos en el presente estamos totalmente comprometidos con nuestra vida. Esfuérzate por vivir en el momento y cultivar la gratitud, verás que empezarás a tener una apreciación más profunda de tu vida. Dar las gracias o estar agradecido por todo lo que tienes te hará más feliz y contento.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/tips-que-te-ayudaran-a-vivir-una-vida-mas-feliz

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario