¿Sabías que hay personas que caen mal en el trabajo? – Blog de Empléate
fade
4832
post-template-default,single,single-post,postid-4832,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Sabías que hay personas que caen mal en el trabajo?

Quizás de entrada el título te haya parecido un poco fuerte, pero evitemos pensar que la idea de esto es hacer juicios de valor o etiquetar a alguien por gusto. Si bien no siempre resulta sencillo caerles bien o simpatizar con todos los integrantes de una oficina, cuando se trata del entorno laboral existen algunas actitudes avaladas por estudiosos de la conducta humana que coinciden en que realmente hay personas que caen mal en el trabajo gracias a que sus actitudes son molestas. A continuación, te mencionamos algunas de ellas y te damos unas recomendaciones para analizarlas y evitarlas.  

Según la empresa Attask, existen al menos nueve personalidades de este tipo y probablemente puedas presentar algunas características de ellas, o quizás no, sin embargo, si en tu caso estás actuando de alguna manera similar, siempre podrás poner de tu parte y tratar de modificar algunas conductas para que jueguen a tu favor y de los demás. 

El solitario. Es una persona que por lo general siempre tiene peros para interactuar con los demás, haciendo que el trabajo en equipo se torne complicado y casi insoportable, ya que las tareas suelen quedar detenidas. Puedes diferenciarlo de los demás porque usualmente se vale de alguna herramienta o dispositivo para aislarse como, por ejemplo, unos audífonos o ensimismado en algún libro.

El flojo. En algunas empresas suelen abundar y por eso son de los más molestos, ya que su falta de productividad hace que todo se retrase y las tareas jamás estén a tiempo. Son tan relajados que en ocasiones se duermen en el lugar de trabajo sin mayor problema.

Los imprudentes. Por lo general se sienten cómodos hablando de los detalles más privados de su vida y de la vida de otros. Es frecuente que terminen divulgando información personal en sus redes sociales sin temor a nada. Lo más curioso es que siempre tendrán una historia nueva que contar.

Los enamorados del correo. Son de los que les encanta copiar al jefe en cualquier correo, aun cuando el mismo no tenga nada que ver con la información en la que se le está incluyendo, generando inconvenientes en el grupo de trabajo. En esta categoría entran también los que aman enviar correos por todo y a todo el mundo (les encantan las cadenas y además darles respuesta), cosa que resulta sumamente molesta para quienes evitar tener sus correos llenos de contenido chatarra.

Los negativos. Sin duda de los más molestos. Se pasan la mayor parte del día quejándose de todo y de todos, pero no es capaz de ofrecer una solución oportunidad a eso que tanto le aqueja. Son personas fáciles de ubicar porque siempre están murmurando algo. Son hábiles para desmotivar a los empleados y generar un ambiente de tensión nada agradable, toca tener mucha precaución con estos ladrones profesionales de energía.

Los burocráticos. A pesar de que muchas veces el tiempo juega en contra, son especialistas en retrasar el trabajo de los demás por el simple hecho de querer encontrar todo tipo de errores y querer dar consejos para mejorar el trabajo, pero lo hacen ver como mera sugerencia.

El amante del fitness. Para esta persona vivir de cabeza en un gimnasio o haciendo alguna actividad que requiera esfuerzo físico, es su segunda pasión, por lo que a veces resulta molesto cuando llevan al extremo sus charlas de cómo adquirieron masa muscular o de cómo pueden hacer una dieta rica y saludable para bajar los kilos de más. Además, les encanta hacer alarde de su estado físico y suelen criticar a los demás por lo que comen o porque no hacen más ejercicio.   

Los que llevan la contraria en todo. No importa si es por hacerte pasar un mal rato, pero les encanta llevar la contraria en las decisiones de la oficina. Siempre buscarán los medios para contradecir a otros. Resulta muy complicado llegar a un acuerdo con ellos, y si colaboran es porque quieren que las cosas sean a su modo.

Por GGBA

Fuente: https://www.occ.com.mx/blog/infografia-las-9-personalidades-que-mas-mal-caen-en-el-trabajo/

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario