Saber negociar implica ceder – Blog de Empléate
fade
5523
post-template-default,single,single-post,postid-5523,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Saber negociar implica ceder

Tratar con las personas puede parecer relativamente sencillo, pero saber negociar con ellas requiere de cierta destreza y habilidades para que todo resulte bien a corto y largo plazo para ambas partes. En esta oportunidad abordaremos la importancia de aprender a desarrollar la habilidad de negociar, si lo que se tiene en mente es alcanzar el éxito como emprendedor. Asimismo, dejaremos algunas recomendaciones y estrategias que se pueden poner en marcha desde hoy para asegurar un futuro prometedor.

Hay quienes nacen con la habilidad de negociar, es como si toda su vida lo hubiesen hecho y les sale natural, sin embargo, hay personas a las que les cuesta, ya sea porque no están familiarizadas con la idea de ceder ante el otro o simplemente por timidez o miedo a cometer errores que puedan resultar en detrimento de la empresa o emprendimiento. Lo cierto es que cualquier persona puede desarrollar la habilidad de negociar con los demás y en cualquier tipo de escenario, siempre y cuando exista la disposición y ganas de aprender a ver el mundo desde la perspectiva del otro.

Una de las claves de un buen negociador es que siempre estará dispuesto a hacer lo posible para que las cosas resulten justas para ambas partes, aunque esto implique que ambos deban renunciar a cosas importantes. A continuación, algunas recomendaciones para ser un buen negociador:

Relájate y ten buen sentido del humor. Esto es fundamental para poder lidiar con los procesos de negociación, que por lo general pueden llegar a ser muy estresantes. Tener buen sentido del humor no solo hará mucho más sencillo llegar a acuerdos con la otra persona, sino que los ayudará a sentirse relajados para poder conversar sin perder la paciencia o llegar al punto de enojarse y decir cosas que realmente no reflejan el propósito del encuentro. Al final se trata de un negocio que se está realizando con la otra persona, por lo que las cosas deben tomarse con calma y evitando que tomen un tono personal. Recuerda que, de llegar a un acuerdo con ese posible cliente, seguirás trabajando con él, por lo que el trato será frecuente, más vale estar en buenos términos ¿no te parece?   

Toma el tiempo como tu aliado y haz tu tarea. Lo ideal es tratar de no apresurar las cosas, por ejemplo, si la persona con la que negocias está ejerciendo presión, ya sea para tomar una decisión apresurada o para firmar unos documentos, evita caer en la tentación de salir rápido de eso, tanta premura puede ser una mala señal. Lo ideal es que ambas partes dediquen el tiempo necesario para llegar a un buen trato. Evita tener estos encuentros vía telefónica o por correo electrónico sin haber tenido la posibilidad de contar con al menos un día de por medio para analizar todas las aristas. Acá puedes solicitar la opinión de otras personas que te ayuden a determinar si la decisión que estás por tomar es la más recomendable y beneficiosa. Si la idea es negociar desde una posición de poder, es necesario conocer las fortalezas y debilidades de la otra persona.

Enfócate y ten el panorama claro. Esto es crucial para lograr definir desde un principio cuáles son las metas a largo plazo que se quieren alcanzar y qué se quiere ganar con el proceso de negociación. Es fundamental mantener el foco para no perder de vista el panorama general. Es recomendable que la otra persona sepa que existe un interés real de trabajar con ella y que una posible sociedad entre ambas partes puede ser de mucho beneficio para asegurar el éxito de ese negocio.

Establece las condiciones. Antes de iniciar cualquier proceso de negociación es necesario establecer cuatro o cinco aspectos relevantes que les hagan saber que pueden estar de acuerdo con la relación de negocios que estaría a punto de comenzar, de lo contrario, ¿qué sentido tiene iniciar una negociación? Una vez que haya luz verde, será oportuno comenzar a hablar de un contrato donde se incluyan las condiciones para que ambas partes se beneficien. Pero, ojo, los contratos pueden cambiar y es necesario tomar en cuenta que los escenarios negativos pueden presentarse en cualquier momento, por lo que cada borrador debe ser analizado, negociado y cambiado, de ser necesario. Recuerda, en los procesos de negociación se debe dar y recibir, por lo que hay que estar preparados para renunciar a ciertas cosas, solo intenta que no se trate de las cosas que realmente te importan.

Paso a paso. Algo esencial es evitar negociar todos los asuntos el mismo día, ya que puede llegar a ser abrumador y desgastante. Lo recomendable es ir avanzando de punto en punto, iniciando con algunos de contención que pueden trabajarse de manera rápida sin mucho estrés. Una vez que se vaya avanzando, será crucial comenzar a abordar temas más relevantes. Realiza concesiones y compromisos, si bien no podrás obtener todo lo deseado, sí podrás hacer que la balanza se incline un poquito más a tu favor, acá puedes apoyarte en la figura de un abogado.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/tips-como-hacer-una-buena-negociacion

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario