Retorno a la oficina ¿es posible negociar un horario flexible? – Blog de Empléate
fade
5558
post-template-default,single,single-post,postid-5558,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
Horario Flexible

Retorno a la oficina ¿es posible negociar un horario flexible?

La presencia del Covid-19 en el escenario mundial es una realidad que no se puede obviar, sin embargo, con el paso de los meses en algunas regiones del mundo los empresarios han comenzado a entender que poder adaptarse a la “nueva normalidad” es fundamental para seguir adelante con las actividades desde la oficina, sin dejar de lado todos los cuidados y medidas requeridas para un entorno apto para el trabajo en equipo.

Sin embargo, este regreso físico a las oficinas puede llegar a tornarse algo complicado para algunas personas que han logrado habituarse a trabajar desde casa, con un ambiente seguro, controlado y con un horario ajustado a sus necesidades y requerimientos. Ante esta situación, muchas personas se encuentran en la disyuntiva de no saber cómo hablar con sus jefes o supervisores para negociar un horario flexible que les permita afrontar esta nueva etapa de retorno a las oficinas.

Investigaciones recientes han logrado confirmar que la mayoría de los colaboradores preferirían continuar trabajando desde sus hogares, aunque echen de menos la vida social en el trabajo. Pero, ¿cómo generar bienestar compartido entre los objetivos de la compañía y las necesidades del talento humano? Una de las recomendaciones es llegar a la conciliación donde la empresa pueda tender puentes que les permitan atraer, motivar y retener al talento, al tiempo que logra aumentar el compromiso, la felicidad y el desempeño de sus colaboradores.  

Existen algunos países como España, donde el tema de las jornadas laborales se ha tornado algo muy serio que incluso ha llegado a tribunales judiciales, debido mayormente a que los colaboradores sienten la necesidad de poder negociar un horario más flexible, más allá de la coyuntura sanitaria actual. Sin embargo, hay que recordar que cada caso es particular por lo que el análisis de cada colaborador debe hacerse de forma muy minuciosa para que ambas partes salgan ganando.

Por ejemplo, si en las oficinas se necesita del apoyo de un equipo, es importante saber coordinar los horarios con el objetivo de poder coincidir en al menos dos oportunidades para poder llevar a cabo la mayor cantidad de actividades posibles.

¿Cómo se puede negociar una jornada laboral?

Planear la propuesta. Esto es fundamental para saber qué es lo que se va a pedir y así evitar titubear. Se deben tener argumentos sostenibles para que la empresa y la persona resulten beneficiadas. En este punto es necesario tener humildad para intentar convencer al otro al hablar no solo desde las necesidades propias, sino también considerando en qué se beneficiaría la empresa. A través del diálogo y la persuasión se deben plantear soluciones y no solo exponer los problemas, así como dar a conocer las necesidades personales que estén respaldadas por beneficios empresariales y por propuestas realistas de un horario flexible. Tal vez ir todos los días a la oficina no sea una opción, pero sí al menos dos días a la semana en horarios específicos que permitan evitar las horas pico para usar el transporte público.

Encontrar el momento adecuado. Sin duda algo que debe estar presente para evitar comentar el tema cuando el jefe o supervisor esté más atareado o esté estresado por algo. Lo ideal en estos casos es esperar a tener una reunión cara a cara con el supervisor para hacerle saber las inquietudes y de esa manera llegar a un acuerdo. Es necesario ser precavidos para evitar que los factores externos terminen jugando en contra. Se recomienda dejar que pasen los primeros días luego del retorno a las oficinas y procurar la ocasión idónea donde ambas partes estén más relajadas. Otra recomendación es que el solicitante aborde el tema con inteligencia emocional buscando la manera de hablar desde la calma para minimizar el riesgo de obtener una respuesta negativa. Se debe evitar comenzar la conversación con una disculpa o con miedo a lo que pueda resultar, eso se nota.

Ponerse en la posición del otro. Saber qué le motiva y cuáles son sus prioridades puede ser un buen comienzo para convencerlo. Por ejemplo, si al jefe le preocupa el bienestar de sus empleados y trata de buscar los medios para que se sientan bien en el entorno, de igual manera le importará que el horario flexible permita conciliar la vida personal y profesional de sus colaboradores, ese salario emocional puede ser un factor decisivo. Algo muy distinto puede resultar si el jefe se enfoca principalmente en objetivos económicos sin tomar en cuenta a las personas que los hacen posibles. Para poder negociar se recomienda aportar argumentos como la productividad y los costos que se ahorra la empresa al tener al colaborador en casa. Otra opción es hacer énfasis en los aspectos positivos y demostrables, que ha traído su trabajo desde casa: mayor productividad, aumento en la creatividad de sus propuestas, incremento en las ventas, disminución en el ausentismo por incapacidad médica, etc. También se debe estar listo para dar respuesta óptima a las posibles inquietudes del líder durante el proceso de negociación y así evitar estar desprevenidos.

Recordar que no existen las verdades absolutas. Esto es fundamental para poder llegar a puntos medios durante la negociación, de darse el escenario de posibles negativas por parte del jefe. Si bien el empleado quiere lograr un horario flexible, es necesario evitar caer en discusiones interminables que no conduzcan a un resultado positivo. Si la propuesta no fue aceptada, es importante tratar de llegar a algún punto medio donde existan transiciones graduales y con cambios que se den de a poco, por ejemplo, trabajar desde casa en días específicos y tal vez someterlo a prueba durante un periodo corto. Acá se les puede demostrar a los directivos que gracias a la jornada flexible se pueden mejorar los resultados de la empresa y la eficiencia de los empleados. La idea es avanzar, aunque sea de a pequeños pasos, para lograr el objetivo de continuar laborando días puntuales desde casa.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/como-negociar-un-horario-flexible-con-tu-jefe-frente-a-la-nueva-normalidad

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario