A lo largo de su historia Venezuela ha tenido la oportunidad de contar con grandes artistas que han sabido resaltar la belleza del país. En esta oportunidad, y con motivo del aniversario de su fallecimiento tal día como hoy, pero de 1961, te contaremos un poco acerca de la vida de Rafael Monasterios. 

Rafael Monasterios fue un pintor paisajista nacido en Barquisimeto el 22 de noviembre de 1884. Con tan solo 7 años recibió sus primeras lecciones de dibujo y pintura por parte del artista Eliécer Uger a instancias del sacerdote Juan Pablo Wohnsiedler quien, a la muerte del padre de Monasterios, se encargó de su educación. En 1901, se alistó bajo las órdenes del coronel Eleazar Segovia en apoyo a la Revolución Libertadora dirigida por el banquero Manuel Antonio Matos contra el gobierno de Cipriano Castro, sin embargo, al enfermarse regresa de las montañas de Aroa a Barquisimeto donde retoma las clases de dibujo y pintura. 

Para el año de 1907 tuvo la oportunidad de trabajar en Caracas como embalador en la fábrica de cigarrillos de Agustín Valarino y el 16 de octubre de 1908, se inscribe en la Academia de Bellas Artes de Caracas. Para finales de 1910 se fue a Barcelona, España, en donde ingresó, entre 1911 y 1912, a la Escuela de Artes y Oficios. Dos años más tarde, al estallar la Primera Guerra Mundial, regresó a Barquisimeto donde logra subsistir gracias a varios oficios que tuvo que desempeñar, entre ellos pintor de brocha gorda de muebles y automóviles. Durante este tiempo decoró la cúpula del templo de Cabudare y la casa de Pío Tamayo. En 1917, ya en Caracas, dictó clases de dibujo y pintura, decorando la capilla de la hacienda Pacheco, propiedad de la familia Otengo en el pueblo de Capaya. 

En 1919 junto a Armando Reverón, realizó una exposición en la Escuela de Música y Declamación de Caracas. Asimismo, pintó cartelones de cine y afiches. Su primera exposición individual se llevó a cabo en 1927 en el club Venezuela; al año siguiente, viajó a Sevilla a decorar el Pabellón de Venezuela en la Gran Feria Internacional de esa ciudad.

Rafael Monasterios fue un profesor de pintura y paisaje de la Academia de Bellas Artes de Caracas, desde 1930 hasta 1936. En 1937, obtuvo un Diploma y Medalla de Plata en la Exposición Internacional de París y ese mismo año se funda la Escuela de Artes Plásticas de Barquisimeto que hoy lleva su nombre. En 1938 fue designado director de la Escuela de Artes Plásticas del Zulia. Ese mismo año, obtiene el Premio Nacional de Pintura en el III Salón Oficial Anual de Arte Venezolano celebrado en el Museo de Bellas Artes de Caracas. En 1954 representó a Venezuela en la Bienal de Venecia.

En 1956, tras ser jubilado por el Ministerio de Educación, realiza su tercera exposición personal en la galería Lauro, en Caracas. En 1958, realiza otra muestra en la Sala de Exposiciones de la Fundación Eugenio Mendoza. La Escuela de Artes Plásticas de Maracay fue bautizada con su nombre en 1959. El Museo de Bellas Artes expone sus obras en 1968 y en 1981 se realizó una exposición retrospectiva en el Museo de Arte Contemporáneo.

Durante su carrera, este pintor utilizó el Ávila como inspiración, pero se enfocó en paisajes de su tierra natal y muy pocas veces incluyó figuras en sus cuadros, ya que no les daba mayor importancia. Expuso su trabajo en España, Bogotá y Nueva York. En definitiva, Monasterios es considerado como uno de los principales paisajistas que ha tenido la plástica venezolana del siglo XX.

Por GGBA

Fuente: Rafael Monasterios


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: