¿Quieres emprender? Todo está en la actitud – Blog de Empléate
fade
5339
post-template-default,single,single-post,postid-5339,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
Emprendimiento

¿Quieres emprender? Todo está en la actitud

Emprender es un desafío que tiene sus trucos y aunque muchos lo hagan parecer como algo que se logra de la noche a la mañana, la verdad es que requiere de esfuerzo, experiencia, dedicación y trabajo duro, ya que al comienzo el mundo de los negocios puede ser algo turbulento y estresante. Sin embargo, gran parte del éxito que se logra pasa por la actitud con la que afrontemos nuestra vida y las ganas reales que tengamos de emprender. A continuación, mencionamos algunos secretos que pueden facilitar tu camino en el mundo del emprendimiento y llevar tu proyecto a su máximo potencial.

Refleja seguridad. Una de las mejores maneras de hacerlo es controlando tu postura para evitar que te vean como alguien frágil o de poca confianza en sí mismo. Pon en práctica técnicas para pararte y sentarte erguido de manera natural y sin que se vea forzado. Esto puede marcar la diferencia para que te vean como todo un ganador. Evita doblar los hombros o mantener la mirada pegada al suelo, enfócate en ver a la gente a los ojos y mantén la frente en alto.

Cuida tu modo de caminar. Hay quienes pasan esto por alto y les juega en contra. La clave es caminar como un ganador, es decir, con paso firme y sin titubear, de esta manera quienes te ven logran percibirte como una persona que sabe a dónde quiere llegar y que tiene todas las herramientas para ganar. Transmite esa confianza en lo que eres y lo que haces.

Pon especial atención al lenguaje no verbal. Sin duda uno de los aspectos que puede contribuir a impulsarnos o hundirnos. El lenguaje no verbal es eso que decimos sin palabras y se trata de lo que nuestro cuerpo refleja. Por ejemplo, apretar los labios cuando hablamos, cruzar los brazos o mover los pies al estar sentados, son cosas que pueden demostrar inseguridad y falta de control ante los demás. Una de las partes del cuerpo que más fácilmente delata la inseguridad o el temor son las manos, básicamente cuando no dejamos de moverlas. Trata de buscar una postura relajada que te ayude a transmitir que realmente sabes lo que dices.

Exprésate de manera serena y cuida la dicción. Con esto queremos decir que es importante ajustar el tono de voz para que se adapte a la ocasión en la que estés en ese momento. En este caso y para demostrar que eres una persona de fiar, se recomienda utilizar un tono sereno y modulado que refleje tranquilidad y confianza. Evita hablar de prisa o en tonos muy altos, trata de tomar pausas para que los demás puedan entender bien el mensaje que les das y ten una actitud relajada. Pronuncia correctamente cada palabra y planifica muy bien lo que vas a decir, de esta manera puedes encontrar posibles fallos en tu discurso y podrás hacer lo necesario para corregirlos a tiempo.

Cuida la sonrisa. Esto es fundamental, ya que dependiendo como sea y en el escenario en que se presente, puede llegar a tomarse como burlona, vanidosa o, incluso, denotar inseguridad. Inclínate más por una sonrisa natural que surja de manera espontánea y en los momentos adecuados, esto es señal de confianza.

Por GGBA

Fuente: https://www.universia.net/es/actualidad/actualidad.empleo.6-secretos-que-haran-triunfar-emprendedores-1142173.html

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario