Mal servicio

La atención al cliente es la aplicación de técnicas, destrezas y herramientas que te permiten abordar al cliente o consumidor de forma asertiva, positiva y beneficiosa.

En la actualidad, prestar un excelente servicio y atención al cliente es crucial. La competencia, la economía y las exigencias de los clientes cada vez son superiores. Este último es vital y es en quién debes enfocarte, dándole la importancia que amerita, estableciendo la empatía necesaria para ofrecerte como la mejor opción.

Usar los verbos adecuados, el tono preciso, la postura correcta y transmitir confianza y seguridad, ya sea en una relación cara a cara, telefónica u online te garantizará de entrada un posicionamiento frente al cliente.

Debes tener siempre en cuenta que el cliente es tu razón de ser, y de cara a cualquier dificultad debes valorar las estrategias que apunten a superarte y fortalecerte como marca frente a los clientes.

Te facilitamos algunos tips importantes que seguramente te encaminarán a una atención al cliente eficaz: 

  • Saluda a cada cliente: Ofrece a cada cliente una sonrisa sincera, hazle llegar un saludo pausado, natural y lleno de educación para crear una empatía de entrada. Esto facilitará el proceso, ya que el cliente no se sentirá hostigado y asumirá que estás a la orden para responder sus dudas.
  • No interrumpas, ¡escucha al cliente!: El cliente debe sentirse escuchado. Si logramos que nos proporcione esa información, sabremos cuáles son sus necesidades reales de compras. Debes estar atento a tu cliente, abordarlo por completo para cubrir sus necesidades pero sin que se sienta presionado ni te note desesperado por vender.
  • Haz que se sienta especial: Se trata de utilizar la educación y ponerla al servicio de un trato cordial. No se trata de adoptar una actitud sumisa y servil. El cliente preferirá a un vendedor preocupado por cubrir su necesidad de compra de manera sincera, que un vendedor interesado en vender.
  • Intenta resolver sus dudas: Muchos clientes plantean dudas y objeciones en el momento de compra, intenta resolverles esas dudas si realmente el producto conseguirá satisfacer sus necesidades, si no es el caso, recomiéndale otras opciones.
  • Empatiza con cada cliente: Adáptate a sus niveles de comunicación, a su estilo. Esto te ayudará a crear vínculos con él, y la relación siempre será más fácil y productiva.
  • No presiones, dale su tiempo: Muchos clientes se quejan de que los vendedores, ejercen mucha presión para conseguir la venta. No seas tú de esos que atosigan. El mejor vendedor es aquel que siembra la necesidad del producto en el cliente.
  •  Los “no” son relativos: En ocasiones el cliente opta por no comprar en ese momento, pero eso no quiere decir que no compre más adelante. Trata cada relación comercial como si la venta se hubiese producido, con el mismo agradecimiento, en realidad estás preparando la futura venta. En otros casos puede que no tengas exactamente lo que el cliente está buscando, sin embargo, es siempre efectivo ofrecer productos similares y/o promociones u ofertas que manejes en el momento.

 


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: