hand giving money illustration

Para nadie es un secreto que el dicho “la confianza da asco” no es pura casualidad, y a la hora de cobrar aplica totalmente. Tanto con clientes, amigos y familiares la gestión de cobranza tiende a ser un proceso engorroso, vergonzoso, incómodo y delicado, hay que aprender a desarrollar habilidades tanto comunicacionales como emocionales que nos permitan lograr inteligentemente el pago de la deuda.

  • Establecer fecha límite de pago: Es importante que desde un principio se establezca el “dead line” para realizar el pago, esto permite que la persona o empresa se planifique y organice su contabilidad.
  • Recordatorio: Una sutil empujadita, puede ser un mensaje, correo electrónico, llamada telefónica o un mensaje de texto para recordar que en 3 días, en dos semanas o en un mes llega la fecha límite de pago.Se recomienda en el caso de clientes, hacer una llamada o correo electrónico lo más corporativo y educado posible., mostrando siempre  respeto y amabilidad.
  • Cuentas claras conservan amistades: Es importante recalcar que ser amigo o familiar no significa que el crédito es más largo, o que simplemente la cobranza pierde importancia. La comunicación es esencial en el proceso de cobranza, generar el compromiso y voluntad de pago depende de tus habilidades para transmitir la responsabilidad de la transacción.

Cobrar no tiene que ser tan difícil, con una buena comunicación, organización y amabilidad es posible lograrlo.

“Nunca se puede decir de esta agua no beberé, porque la vida da muchas vueltas, y luego puedes tener mucha sed” Alfredo Landa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *