TEAM-BUILDING-Hands-In (1)Trabajar por una buena causa: el bienestar de los demás, y que la única recompensa sea ver sonreír a otros gracias a tu ayuda. Una buena manera de contribuir es a través del voluntariado corporativo.

El voluntariado corporativo es parte del programa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) que desarrollan varias empresas para colaborar con la comunidad y el medio ambiente.

Un integrante del Voluntary Action Directorate (Dirección de Acción Voluntaria) de Canadá, Janet Lautenschlager, conceptualiza al voluntariado corporativo como una estrategia deliberada que nace del empleador y busca alentar a los empleados a que se involucren como voluntarios en la comunidad y brindarles el apoyo necesario para llevarlo a cabo. 

Para que puedas realizar un programa dentro de tu empresa debes definir tu proyecto y comprometerte con él para luego presentárselo a la organización y animar a tus compañeros de trabajo a involucrarse.

Las actividades de voluntariado corporativo pueden ser tan sencillas como:

¡Piensa verde!: solicita papeleras de reciclaje en tu oficina para depositar todos los papeles que ya no utilizan en vez de botarlos en la basura, así contribuyen con el planeta.

Recolección de tapas: un ejemplo de voluntariado es la iniciativa de la Asociación Civil sin Fines de Lucro, Tapas por Vida, que consiste en la recolección de tapas de plástico para ayudar a niños con cáncer, obteniendo una gran cantidad de las mismas para convertirlas en aportes monetarios a fundaciones ya existentes que ayudan a niños y niñas con cáncer a nivel nacional. Estas fundaciones se encargarán de manejar el dinero con respecto a la ayuda que dan (exámenes, ayuda con medicamentos, con especialistas, entre otros). ¡Únete a esta causa!

Organiza una visita a una fundación: crea un grupo entre los empleados que se encargue de la logística del voluntariado, busquen la manera de donar lo que más necesiten las personas a las que visitarán y piensen en una idea creativa para hacerles pasar un rato inolvidable. Recuerda: lo más importante es entregarles mucho cariño y apoyo. La intención de la visita es que se mantenga en el tiempo, aunque no tiene que ser siempre a la misma fundación.

Y como éstas, son muchas actividades que puedes llevar a cabo para contribuir, forman parte de nuestra rutina y son sencillas de aplicar.

Ser solidarios con otros es un ejemplo digno de seguir, ¿te animas?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *