¿Puedes ser feliz en un empleo que no te gusta? – Blog de Empléate
fade
6258
post-template-default,single,single-post,postid-6258,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Puedes ser feliz en un empleo que no te gusta?

A todos en algún momento nos ha pasado que estamos en un trabajo que no nos gusta del todo, por lo que usualmente fantaseamos con la idea de dejarlo atrás para encontrar una nueva plaza laboral donde nos sintamos mejor y con más ánimos. Sin embargo, mientras eso sucede hay algo que se puede intentar, tratar de encontrar la manera de ser feliz a pesar de ese trabajo que no gusta.

¿Cómo lograrlo? A continuación, te dejamos algunas recomendaciones:

Determina por qué no te gusta tu trabajo actual

Como todo en la vida cuando queremos saber el origen de algo que nos está afectando, es primordial hacer una pequeña introspección para así determinar qué o cuáles son los factores que te molestan o te impiden sentirte a gusto en tu trabajo.

Los factores pueden ser diversos, por ejemplo, uno o varios compañeros de trabajo que te sabotean, un entorno empresarial donde reina la toxicidad y falta de empatía, una sobrecarga innecesaria de trabajo que te deja mentalmente agotado y donde además te pagan muy poco sin reconocer tu valor, etc.

Cuando logras reconocer dónde está el problema será más sencillo definir si es viable que desde tus posibilidades hagas algo para cambiarlo o si por el contrario debes hablarlo con alguien más para resolverlo y evitar que se repita. Recuerda que las personas aprenden más en situaciones desafiantes y tienen más probabilidades de reforzar sus habilidades, resistencia e ingenio. Teniendo esto claro sabrás si puedes seguir en tu actual trabajo o no.  

Ten presente tus fortalezas

Aquí lo más recomendable es aprender a identificar al menos tres puntos fuertes de tu personalidad y de tus capacidades laborales. Si en primera instancia no eres capaz de verlos por ti mismo, puedes intentar preguntarle a conocidos, amigos o familiares para que te mencionen esas fortalezas que ellos ven en ti, de esta manera te será más fácil darte cuenta.

Cuando tengas definidas esas fortalezas, piensa en cómo puedes adaptarlas a tu desempeño laboral actual y si consideras que eso será suficiente para ser feliz en ese cargo que en primera instancia no te gusta mucho. Piensa cómo adaptarás tu trabajo para que esas habilidades brillen y en lugar de cambiar de empleo, cambies la manera como venías haciendo las cosas. Una vez que logras que tu trabajo se ajuste a tus puntos fuertes, las posibilidades de comenzar a ser más productivo y de sentirte mejor en tu empleo aumentarán.

Chequea cómo te sientes con cada actividad que haces

Según Sarah Greenberg, psicoterapeuta y coach de liderazgo es importante realizar una auditoría energética a fin de hacer seguimiento de cómo se siente la persona mientras realiza diferentes tareas. De esta manera es más sencillo determinar con cuáles actividades se siente bien y con cuáles no.

Tomando su ejemplo, puede que la lluvia de ideas para un informe te haga sentirte animado, mientras que escribirlo te hace querer golpear tu cabeza contra la pared, o viceversa. Dependiendo de tu antigüedad, podrías solicitar la ayuda de un compañero para la parte de la tarea que no soportas.

Mantén alejados a los colaboradores negativos

De esta manera podrás enfocarte en lo realmente importante, tus actividades dentro de la oficina y qué otras cosas puedes hacer para aprender y mejorar. Recuerda que, si te rodeas de personas negativas y que todo lo ven con una nube gris encima, es más fácil caer en ese mismo círculo vicioso donde pareciera que todo está y sale mal. 

Trata de establecer relaciones laborales e incluso personales con compañeros de trabajo que sean positivos, que tengan metas y que te beneficien en un futuro, ya hay bastantes personas en el mundo que se quejan de todo como para que te conviertas en una de ellas.

Finalmente recuerda que, si te sientes mal en tu empleo actual y ya intentaste por los mejores medios de cambiar las cosas, nada es para siempre y seguramente más temprano que tarde encontrarás otra opción que te permita dejar esa experiencia atrás y echar alas.   

Por GGBA

Fuente: https://bit.ly/3LiZjxO

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario