¿Productividad en cero? Incorpora algunas rutinas a tu vida – Parte II – Blog de Empléate
fade
6085
post-template-default,single,single-post,postid-6085,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Productividad en cero? Incorpora algunas rutinas a tu vida – Parte II

En el artículo anterior hablamos sobre esos momentos en los que sentimos que nuestra productividad se va a pique y queda en cero, justo cuando más productivos nos piden que seamos. Cuando caemos en el error de creer que todo se resolverá de un día para otro como resultado de una fórmula mágica, generalmente es cuando más difícil se nos hace encontrar la mejor manera para reactivarla.

En una primera parte dejamos algunas recomendaciones para incorporar ciertas rutinas a tu vida: elegir mejor el horario para despertar, tratar de dejar el teléfono de lado, darle importancia al desayuno, ejercitarte y meditar. En esta segunda parte, mencionamos otras rutinas que pueden ser de mucha utilidad.

Arregla tu cama

Aunque parezca algo halado de los cabellos, arreglar la cama una vez que despiertas puede verse como un sinónimo de ese compromiso que está allí y que siempre estás dispuesto a cumplir. Al hacerlo, tu cuerpo y mente comienzan a activarse y a sentir satisfacción por haber logrado la primera tarea del día o, dicho en otras palabras, empezar el día productivamente.  

Una vez que comienzas haciendo la cama, es más probable que sigas adelante con otra tarea y así sucesivamente, hasta lograr completar la mayoría de las actividades que tengas planificadas.  

Piensa en positivo

Pero aunado a eso, trata de hacer afirmaciones cada día con el objetivo de alinear lo que quieres alcanzar con aquello que necesitas para alcanzarlo, de esta manera no solo creas un ambiente de compromiso contigo, sino también con los demás. Repítete en voz alta que “puedes hacerlo” y, aunque no lo veas en un principio, eso se quedará en tu subconsciente, realmente lo creerás y tomarás acción para hacer que se cumplan tus metas.

Las afirmaciones trabajan a tu favor para transformar tu forma de pensar y de sentir, serás capaz de ver más allá de las creencias que habías aprendido y descubrirás la importancia de desaprender para aprender cosas nuevas. Sin darte cuenta, dejarás de lado aquellos pensamientos y comportamientos que solo te limitan.

Adquiere conocimientos a través de la lectura

A veces con tantas ocupaciones que tenemos durante el día se nos olvida cultivar nuestra mente y sin duda una de las mejores aliadas es la lectura. Cuando leemos nos damos la oportunidad de desarrollar nuevas ideas y perspectivas del mundo como lo conocemos. Además de esto, ayudamos a nuestra mente a reducir los niveles de estrés al adentrarnos en mundo paralelos donde más allá de distraernos y aprender cosas, mejoramos la memoria, el enfoque y la concentración.

Distribuye mejor tu tiempo

Cuando hacemos las cosas sin una planificación (las que así lo requieren) generalmente nos abarrotamos más de la cuenta, hasta el punto de agotarnos física y mentalmente, o no hacemos casi nada porque se nos olvida todo o nos da flojera planificar sobre la marcha.

Cuando aprendes a distribuir mejor el tiempo que tienes, es más sencillo que vayas saliendo de los pendientes de una forma más eficiente, ya que le das prioridad a las más importantes o urgentes, para luego hacer otras que requieren una menor cantidad de energía o concentración. Intenta, calendario en mano, planificar tus actividades para que vayas tachándolas una vez que se vayan cumpliendo.

No le des tantas vueltas a todo

En su lugar trata de imprimirle la energía necesaria a las tareas que así lo necesiten, evitando pensar demasiado en cosas que podrían incluso ser menos relevantes y que te hagan bajar tu productividad. Si agotas a tu mente, tu cuerpo también se agotará y te será más difícil rendir como lo esperas.

Trata de organizarte, al menos con las decisiones más básicas que debas tomar diariamente como, por ejemplo, la ropa que usarás, qué comerás en el almuerzo o qué harás en tu tiempo libre, de esta manera gastas menos tiempo en cosas que ya deberías haber definido e imprimes tu mayor energía a las cosas más grandes y determinantes.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/10-rutinas-para-incrementar-tu-productividad

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario