¿Productividad en cero? Incorpora algunas rutinas a tu vida – Parte I – Blog de Empléate
fade
6082
post-template-default,single,single-post,postid-6082,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

¿Productividad en cero? Incorpora algunas rutinas a tu vida – Parte I

Siempre nos dicen que debemos ser más productivos y hacer lo que esté en nuestras manos, incluso ir más allá, para alcanzar nuestras metas. Sin embargo, hay momentos en los que sentimos que nuestra productividad se va a pique y queda en cero, por lo que hallamos la manera más efectiva para reactivarla.

Como todo en la vida, no hay fórmulas mágicas o milagrosas que puedan resolver en un solo día eso que está fallando. Todo requerirá de mucho esfuerzo y dedicación para que puedas ver los resultados. Es por eso que ante este escenario de productividad cero, te dejamos algunas recomendaciones para que incorpores ciertas rutinas a tu vida y así vayas alimentando tu productividad.

Elige el mejor horario para despertar

Si bien la norma establece que las personas deberían levantarse temprano para ir a sus empleos y comenzar con buen pie cada nuevo día, lo cierto es que ese dicho de que “el que madruga Dios lo ayuda” no es para todo el mundo. Hay personas que realmente no logran ser productivas si se despiertan muy temprano y en cambio se activan si logran despertarse un poco más tarde.

Ante este escenario lo mejor es sincerarse y prestar atención al ritmo circadiano personal. Puede que parezca sencillo con solo decirlo, pero si realmente le prestas atención, tu cuerpo te hará saber cuándo es el momento de dormir, despertar, comer e incluso hacer ejercicio. Sin duda esto te ayudará a dormir lo suficiente y planificar tus días en función de tus niveles de energía, evitando forzarte a hacer cosas cuando sabes que tu cuerpo y mente aún siguen dormidos.  

Deja el teléfono de lado cuando despiertes

Esto es algo que sin duda casi todos hacemos, despertar y enseguida ver el teléfono, a menos que estés pendiente de una situación crítica que requiere de toda tu atención, lo mejor será que lo evites. Algunos expertos en rendimiento cerebral como Jim Kwik, recomiendan no mirar el teléfono durante la primera hora del día.

Lo que sucede es que durante ese tiempo el cerebro es altamente sugestionable, lo que trae como consecuencia que, sin darnos cuenta, lo entrenemos para distraerse debido a la liberación de dopamina que obtenemos de nuestros dispositivos electrónicos. Esto a su vez hace que la productividad disminuya durante el resto del día, ya que, en lugar de ponernos a trabajar, de cierto modo queremos seguir experimentando esas buenas sensaciones que nos da el estar pegados al teléfono.

Otra desventaja de mirar el teléfono al despertamos es que nos exponemos a noticias negativas o al estrés de gestionar los mensajes relacionados con el trabajo. La mejor alternativa es empezar el día con una nota más positiva.

Dale importancia al desayuno

Esto no es algo nuevo y se ha escrito mucho al respecto. Desayunar es la comida más importante del día y no se debería obviar. Una vez que despiertas tu cuerpo comienza a activarse y necesitará combustible para que tú tengas la energía necesaria para afrontar los retos del día.

Toma en cuenta que el hecho de desayunar implica consumir alimentos de calidad y saludables como huevos, frutos rojos, aguacates, batidos verdes, fibra, café o chocolate. La idea es que tu cuerpo y mente se nutran para que los niveles de energía se activen y puedas sentirte más concentrado, con buena memoria y más animado.

Deja las excusas y ejercítate

Además del sueño y la alimentación, el ejercicio es fundamental para que tu cuerpo y cerebro se activen, haciendo que tus funciones cardíacas mejoren y te ayuden a sentirte una persona nueva todos los días. Además, practicar alguna disciplina deportiva o simplemente salir a caminar por unos minutos, te ayudará a disminuir los niveles de estrés y despejarás las ideas para comenzar el día con buenas vibras.

Meditar no está de más

La meditación, a diferencia de lo que muchos pueden pensar y tomarlo como algo que solo practican los hindúes, es una excelente opción para mejorar algunos trastornos del sueño, luchar contra la ansiedad, sentimientos depresivos, relajar el cuerpo, fortalecer la mente y mejorar la respiración, entre otras cosas. Meditar cuando comienza el día sin duda es de gran ayuda para concentrarse y mantener el foco en las actividades que habrá que desarrollar durante la jornada.  

En el próximo artículo mencionaremos otras rutinas que puedes incorporar a tu vida.

Por: GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/10-rutinas-para-incrementar-tu-productividad

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario