Primer empleo: una oportunidad para el diálogo y el acuerdo – Blog de Empléate
fade
104
post-template-default,single,single-post,postid-104,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Primer empleo: una oportunidad para el diálogo y el acuerdo

José Manuel Rodríguez, Gerente de Empléate.com
La dificultad que tienen los jóvenes para insertarse en el mercado laboral es un problema estructural, presente hoy  en el mundo entero. 
En Venezuela, el 21% de la población económicamente activa tiene menos de 25 años, pero según los registros de Empleate.com, sólo en el 17% de los avisos de empleo se permite que se postulen jóvenes de esas edades.
El año pasado, la tasa promedio de desempleo juvenil (de 15 a 24 años) en el país fue de 17,5%, un aumento con respecto a la tasa de 16,1% del 2009. Esto significa que más de 400 mil jóvenes buscan empleo y no lo encuentran, ni siquiera como buhoneros. 
Tener tantos jóvenes que no estudien ni trabajen, evidentemente es un problema social que debe ser atendido por la sociedad.
La Red de Empleo Juvenil (Youth Employment Network), creada por las Naciones Unidas, junto con el Banco Mundial y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ha planteado  tres  áreas estratégicas donde la sociedad puede intervenir:
          Empleabilidad: invertir en la educación y formación técnica profesional y vocacional, y  mejorar el impacto de estas inversiones;
          Creación de empleo juvenil: centrar políticas públicas en la creación de empleo para jóvenes; y
          Emprendedurismo: facilitar la creación de nuevas empresas juveniles.
Con el tema de Empleabilidad, se busca mejorar los conocimientos e información que tienen los jóvenes para acceder al mercado laboral. En este sentido, se recomienda la creación de programas de orientación laboral en todos los centros académicos y otras instancias públicas, en donde los jóvenes pueden aprender desde cómo crear un proyecto de vida hasta cómo ubicar dónde están las mejores oportunidades para ellos en el mercado. 
Igualmente, desarrollar programas de formación para el empleo, dónde los jóvenes obtengan aquellos conocimientos que las empresas demandan y que no siempre son ofrecidos en nuestros centros de capacitación. 
Como la falta de experiencia es la principal limitante que confrontan los jóvenes al momento de buscar su primer empleo, es importante promover la realización de pasantías y trabajos de grado en las empresas. En ese sentido, se pueden desarrollar leyes y políticas que promuevan la inserción temprana de estudiantes dentro de las empresas.
También es recomendable orientar los programas de becas hacia las áreas que tengan más demanda en el mercado, particularmente carreras técnicas y oficios artesanales.
Y finalmente, hay que reducir las asimetrías de información que dificultan qué oferta y demanda se encuentren, por medio de la realización de ferias laborales, portales de empleo públicos y privados, locales, sectoriales, así como campañas divulgativas de estos programas. 
En cuanto a las políticas para la Creación de Empleo Juvenil, generalmente éstas van dirigidas a brindar incentivos para facilitarle a las empresas la incorporación de jóvenes en sus nóminas. Entre estas políticas destacan:
Reducción de impuestos nacionales y municipales para aquellas empresas que incorporen jóvenes.
Financiamiento de proyectos intensivos en mano de obra juvenil
Flexibilización laboral (limitación de la inamovilidad, sueldo mínimo diferencial).
Es muy importante que cualquier programa o legislación que se desarrolle, permita que los jóvenes sigan formándose y vele porque cuenten con una seguridad social integral.
El último tema, el del Emprendurismo, es quizás el más importante para un país como el nuestro, donde 1 de cada 3 venezolanos sueña con tener su propia empresa.
Las cátedras de iniciativa emprendedora deberían ser materia obligada en los pensa de estudio de educación secundaria y universitaria del país.
Sector privado y público deben ponerse de acuerdo para desarrollar programas de iniciativa empresarial y social. En este sentido, concursos como el que todos los años desarrolla la Fundación Ideas o espacios de emprendimiento como la Red Accede, pudieran ser fácilmente reproducibles a lo largo de todo el país.
Hay que desarrollar una estructura de servicios para la creación de empresas juveniles, donde los jóvenes puedan aprender las habilidades requeridas, obtener financiamiento, integrar redes, entre otros. En Venezuela contamos con varios ejemplos de Incubadoras de Empresas y Parques Tecnológicos que pudieran ser ampliados y multiplicados.
El problema del desempleo juvenil, es uno de estos temas sensibles en donde los venezolanos podemos ponernos de acuerdo… ¡Vamos a hacerlo!
José Manuel Rodríguez
Director, Empleate.com
@josemanuelr
Publicado en la Revista Dinero, No. 261, Marzo-Abril 2011
Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario