Las entrevistas de trabajo on-line son cada vez más habituales, por tanto, es importante sentirse cómodo con el formato para tener éxito. Responsables de selección de compañías líderes a nivel global señalan lo importante que es para los candidatos conocer los aspectos más destacados para tener en cuenta al momento de realizar una entrevista por Skype. Si bien puede parecer simple realizar una entrevista desde la comodidad de tu hogar, si eres candidato en un proceso de selección, no debes subestimar esta modalidad, ya que de ella puede depender el éxito o fracaso de tu próximo paso profesional.

Elige la ropa adecuada: vístete de la misma manera que lo harías para una entrevista personal, esto te situará en el marco adecuado, además te ahorrará un mal trago si necesitas moverte durante la misma. Escoger colores oscuros es habitualmente la mejor opción, evita los estampados y los complementos o accesorios muy llamativos.

Mantén el interés en tu entrevistador: observar a la cámara en lugar de mirarte en la pantalla te ayudará a estar concentrado y a dar la impresión de que miras a los ojos del entrevistador. Mantén una postura erguida. Inclínate ligeramente hacia la cámara para aumentar el contacto visual con tu entrevistador y mostrar mejor tus expresiones faciales.

Considera el lugar de la entrevista: elige un espacio que esté libre de distracciones, que refleje un entorno adecuado y que contenga un fondo vacío o neutral. Antes de comenzar, revisa el ángulo de la luz para evitar estar en sombra, que aparezcas muy pálido o luminoso.

Sé discreto al leer tus notas o apuntes: las notas pueden resultar muy útiles durante una entrevista, pero debes leerlas de forma sutil. Si hablas de manera poco espontánea alterarás el flujo natural de la conversación y darás la impresión de no estar preparado.

Prepara el equipo tecnológico necesario: asegúrate de que el sonido funciona bien y familiarízate con los audífonos y el micrófono para que la calidad del sonido sea óptima. Regula la velocidad y el tono de tu discurso en caso de que haya algún retraso en la comunicación. Emitir algún sonido de reconocimiento como “hmm”, “claro” o “sí”, asegurará a tu entrevistador que le escuchas y estás siguiendo la conversación.

Un buen cierre: al igual que en una entrevista personal, tienes que encontrar el momento para presentar tus puntos fuertes y logros. Es esencial agradecerle a tu entrevistador el tiempo que te ha dedicado y asegurarte de conocer cuáles son los próximos pasos por seguir durante el proceso de selección. 

Relájate y sonríe: ¡Disfruta el momento! Si te invitaron para una entrevista es porque tus habilidades son destacadas. ¡Ahora es el momento de sorprenderlos!

Por: GGBA

Fuentes: http://noticias.universia.eswww.muycomputerpro.comwww.finanzas.com

¿Te agradó esta nota?

Comenta y comparte a través de las redes.

A %d blogueros les gusta esto: