Prácticas para mejorar el clima organizacional – Blog de Empléate
fade
4853
post-template-default,single,single-post,postid-4853,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Prácticas para mejorar el clima organizacional

En ocasiones, quienes se encargan de llevar las riendas de una empresa u organización piensan que una de las mejores maneras de alcanzar el éxito es trabajar sin descanso y muchas horas al día, sin embargo, para entrar en esta categoría muchos especialistas coinciden en que el buen clima organizacional es un factor determinante que logra definir cómo será el futuro de esa organización.  

Pero, ¿de qué se trata el clima organizacional? Hay varios conceptos que se pueden generar de esta expresión, pero básicamente podría definirse como el resultado de las percepciones compartidas por los trabajadores en cuanto a los procedimientos, políticas y prácticas organizacionales (formales e informales). A continuación, mencionamos algunas prácticas que se pueden aplicar para mejorar el clima organizacional en las empresas.

Generar un ambiente amigable e inclusivo. Se trata de pensar y organizar actividades enfocadas en que todos los miembros de la empresa participen. Las actividades pueden ser para celebrar los cumpleaños, el aniversario de la empresa, conversar sobre algún tema motivacional, realizar algún paseo especial como premiación por las metas alcanzadas, entre otros. La idea fundamental es fomentar una relación de respeto y confianza tanto con los clientes internos como los externos.

Comenzar a actuar como un líder. De esto se ha hablado mucho en los recientes años puesto que la figura del jefe impositivo ha ido quedando de lado para dar paso a la formación de líderes que hagan que las labores diarias sean más llevaderas y eficaces. Para esto, es necesario eliminar las barreras y tratar de acercarse más a los equipos de trabajo. Escuchar lo que tienen que decir, sus opiniones y sugerencias, ganarse su confianza al alentarlos a ser más expresivos, después de todo sin el personal y todos los valores que tienen para aportar es poco probable que las metas establecidas sean alcanzadas.

Ser receptivos con el nuevo personal. Acá es muy importante darle la bienvenida a esa persona que llega por primera vez a trabajar en la empresa, hacerle saber de las políticas y prácticas. Pero, mucho más importante es hacerle sentir que está como en casa, esto, dentro de varias opciones, se logra presentándolo en todas las áreas, asignándole su propio espacio de trabajo y entregándole los materiales que va a necesitar para llevar a cabo sus labores.

Tomar decisiones inteligentes. Lo normal es que en una empresa se presenten momentos de crisis, sin embargo, la manera como se afronten hará la diferencia entre minimizar la problemática o agravarla. En esas situaciones es necesario mantener la calma, analizar lo que sucede y trabajara en equipo para salir airosos del inconveniente. 

Cuidar el lugar de trabajo. Es importante mantener los equipos e instalaciones en buen estado, ya que cuidar el bienestar de tus colaboradores y darles las herramientas necesarias para realizar su trabajo, fomentará su productividad.

Reconocer los logros. ¿A quién no le gusta ser valorado por lo bien que hace su trabajo? Es necesario felicitar al equipo y reconocer su esfuerzo de forma grupal e individual. Si los resultados no fueron los esperados, retroaliméntalos y traten de trabajar conjuntamente para mejorar la estrategia.

Los trabajadores deben tener tiempo para disfrutarlo. No queremos ser extremistas, pero hay personas que al parecer olvidan que sus empleados tienen vidas propias y deben vivirlas. Acá es necesario fomentar el balance entre la vida personal y la laboral. Trata de ser más flexible con el tema de los horarios porque, aunque no se crea, esto permite aumentar la productividad de los trabajadores y que puedan realizar otras actividades que enriquezcan su desarrollo.

Garantizar el bienestar de los empleados. Esto se refiere a demostrar interés por mejorar sus condiciones laborales y hacer que se sientan motivados y orgullosos de trabajar en tu empresa. Si está en tus posibilidades, ofréceles prestaciones de diversos tipos: desde lo dispuesto en la ley hasta servicios adicionales como comedor, bonos por productividad, estacionamiento o ayudas económicas para seguir capacitándose. El clima organizacional siempre se reflejará en la actitud de tus colaboradores. Está en tus manos hacer que tus colaboradores laborales se enorgullezcan de lo que hacen, de sus compañeros y del lugar en el cual trabajan.

Por GGBA

Fuente: https://www.occ.com.mx/blog/mejorar-el-clima-organizacional/

Administrador de ContenidoAdministrador de Contenido
Administrador de Contenido
No Comments

Deja un comentario