Olvídate del pijama si vas a trabajar desde casa – Blog de Empléate
fade
5750
post-template-default,single,single-post,postid-5750,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Olvídate del pijama si vas a trabajar desde casa

Con toda esta “novedad” de tener que hacer nuestras actividades laborales desde casa, es usual que sin darnos cuenta hayamos dejado de lado el tener que arreglarnos y vestirnos de manera “apropiada” para ir a la oficina, y en su lugar nos levantemos, desayunemos y nos sentemos, con todo y pijamas, frente a la computadora. Aunque en principio esto puede resultar muy cómodo, lo cierto es que hacerlo de manera constante puede terminar jugando en nuestra contra, al punto de disminuir nuestra productividad y eficacia, ya que mentalmente es como si siguiéramos en la cama.

Si bien la realidad actual exige quedarse en casa, es muy importante tener presente que, aunque el entorno del hogar sea muy cómodo, hay que saber diferenciar el tiempo, el entorno laboral, familiar, personal y de descanso para poder mantenerse enfocados y concentrados.

Mantener el foco puede resultar complejo en un principio, sin embargo, es algo que se puede lograr una vez que se aprende a separar lo personal de lo laboral, evitando caer en el estrés o la frustración.

Para evitar caer en estos escenarios que solo nos hacen sentir incómodos con nosotros mismos, existen algunas pautas que se pueden poner en práctica como, por ejemplo, seguir con la rutina de levantarse temprano. Se trata de mantener un horario que permita planificar las jornadas, intentando que el lugar de trabajo elegido sea una habitación en donde los demás no puedan interrumpirte. En el caso de las personas que viven solas, la clave es que sean capaces de respetar sus propios horarios y saber ponerse límites para evitar distraerse con facilidad.

Otra pauta que se puede poner en práctica es mantener la rutina de arreglarse como si fueran a salir de sus casas, de esta manera la mente es capaz de comprender que se realizará otra actividad que no está vinculada con dormir. De lo contrario es muy fácil dejarse llevar por el desgano y caer en el abandono, cometiendo el error de solo arreglarse cuando se tendrá una videoconferencia.

Quedarte en ropa de dormir puede ocasionarte falta de confianza

Parecerá algo superficial, pero cuando nos levantamos y nos quedamos con la ropa de dormir puesta, aun cuando sabemos que nos toca trabajar, es muy fácil comenzar a postergar las cosas, ya que estamos tan cómodos que evitamos por todos los medios salir de nuestra zona y darle rienda suelta a nuestro cerebro. Aunque a primera vista no luzca de esta manera, lo cierto es que, inconscientemente, quedarnos en pijama diariamente nos puede ocasionar serios trastornos como desgano, falta de confianza y baja autoestima. 

En cambio, cuando nos arreglamos y nos vemos en el espejo, esto genera en nosotros una especie de bienestar mental que nos hace sentir orgullosos, renovados y capaces de lograr todo. Cuando nos sentimos bien es más fácil que trabajemos mejor, con más ganas y seamos más productivos. Si en lo más básico no ponemos atención, es imposible tener ganas de trabajar y dar lo mejor de nosotros.

Por GGBA

Fuente: https://www.actualidadlaboral.com.ve/seccion/detalles/hacer-teletrabajo-en-pijama-puede-afectar-a-nuestra-salud-mental

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario