Mezclando el deporte con el trabajo – Blog de Empléate
fade
5004
post-template-default,single,single-post,postid-5004,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Mezclando el deporte con el trabajo

¿Te consideras una persona que practica alguna actividad deportiva con frecuencia o, por el contrario, te cuesta ponerte en marcha y activarte físicamente? Bien, si perteneces a la segunda opción, te recomendamos tratar de revertir esta situación lo antes posible, ya que diversos estudios llevados a cabo por institutos dedicados al tema de la salud como, por ejemplo, el College of Health and Human Development, han descubierto que las personas que realizan al menos un ejercicio físico de manera regular, logran despertar la capacidad de actuar con más entusiasmo y ser más positivos al momento de hacer frente a una situación inesperada. A continuación, te comentamos por qué es bueno mezclar el deporte con el trabajo. 

Es usual que, con el estrés diario y la rutina propia del entorno laboral, las personas tengan dificultades para comenzar a desarrollar alguna rutina deportiva y terminan pasando sus días del trabajo a la casa y viceversa, esto como sabemos no es saludable, sin embargo, todo esto tiene una solución y el cambio se puede alcanzar. Una de las primeras recomendaciones es tratar de diseñar un plan donde se incluya la práctica de alguna disciplina. Con esto no queremos decir que debas comenzar con clases avanzadas de Karate o correr 100 metros planos en un día, pero sí que encuentres algo que, además de permitirte despejar la mente, te dé la opción de activar tu cuerpo. Por ejemplo, en un inicio podrías comenzar con caminatas. 

Planea una ruta diaria que puedas transitar por un espacio de al menos 30 minutos en la mañana y 30 minutos en la tarde, el objetivo es tratar de estar activo al menos 1 hora diaria. Una buena opción para estas caminatas puede ser yendo al trabajo, por ejemplo, si usualmente utilizas transporte público u otra alternativa para trasladarte y llegar a él, puedes optar por irte caminando al trabajo (siempre y cuando sea una distancia aceptable que puedas manejar), esta misma alternativa puedes ponerla en práctica cuando salgas de tu empleo y te dirijas caminando a casa. 

Si prefieres utilizar otro medio para desplazarte, prueba yendo al trabajo en bicicleta, es una de las mejores opciones porque no solo activas tu cuerpo, sino que también potencias tu capacidad de atención y respuesta ante el entorno. Sea cual sea tu elección, la idea es que paulatinamente hagas de esto un hábito para que tu cuerpo asimile mejor el cansancio y esté en mejores condiciones.

¿Realmente es necesario mezclar el trabajo con el deporte?

Sí, y no solo porque el ejercicio físico te hará mejorar la condición de tu cuerpo, sino que además ayuda a mejorar nuestra actitud ante la vida y el trabajo. Cuando las personas hacen deporte, es usual que tengan buen estado de ánimo y con buena disposición, no solo ante la vida, sino ante los proyectos laborales que tenga que desarrollar. Una de las bondades de realizar ejercicio luego de un dia de trabajo es que las personas seguramente podrán aprovechar mejor el sueño y llegar más descansados al siguiente día de labores, por ende la productividad aumentará.

Conscientes de esto, en la actualidad son cada vez más las empresas y emprendimientos que tratan de incluir, dentro de su programa diario, algunos minutos destinados a la práctica de alguna disciplina que logre activar la energía de sus trabajadores. Esto a fin de cuentas más que un gasto resulta toda una inversión; empleados más felices son empleados más productivos.   

Un ejemplo de esto es Google, una de las pioneras en impulsar valores éticos como la implantación de actividades deportivas para que sus trabajadores se encuentren cómodos y activos mientras laboran. Tanto es así que incluso construyeron instalaciones polideportivas en su sede para que los empleados puedan utilizarlas cuando les apetezca durante su horario laboral.

¿Cuáles son las ventajas?

Minimiza el estrés. Como lo mencionamos anteriormente, activarse ayuda a disminuir los niveles de estrés de los trabajadores generando una sensación de relajación y aumento del desempeño. Ambas partes se benefician y más cuando jefes como empleados logran crear lazos deportivos al compartir una misma afición.

Se liberan endorfinas. Esto trae como resultado que quienes trabajan logren desarrollar un mayor nivel de autoestima, se sienten bien consigo mismos al lograr un mejor aspecto físico y tendrán más confianza porque saben que pueden lograr más.   

El estado de salud se potencia. Porque más allá de verse mejor, el punto clave es lograr sentirse mejor por dentro, que todo funcione de la mejor manera posible con nuestros órganos, es por ello que al hacer ejercicio existe una alta probabilidad de mantener a raya las enfermedades coronarias o las vinculadas al exceso de peso, por citar algunas. El deporte es una gran fuente de inspiración.    

Se fomenta el sentido de pertenencia. Esto en cuanto al ámbito empresarial. Cuando los empresarios logran desarrollar actividades incluyendo a sus propios trabajadores, estos se sienten vinculados, tomados en cuenta y por ende piezas claves del éxito de la organización. Esto hará que el trabajador se sienta más orientado a dar su mejor esfuerzo para alcanzar los objetivos. 

Por GGBA

Fuente:  https://www.randstad.es/tendencias360/deporte-y-trabajo-un-binomio-que-da-resultados/
Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario