En ocasiones nos cuesta poner en orden ciertos aspectos de nuestra vida, lo cual nos genera una sensación de estar un poco dispersos en los objetivos que queremos alcanzar. En este sentido, la japonesa Marie Kondo inventó el método Konmari, que se basa en el arte de organizar tus pertenencias para dar orden a los espacios que habitas y a tu vida. La importancia de mantener el orden puede hacer que nuestras vidas cambien de manera positiva.

El objetivo de este método más allá de ayudarnos a identificar si nos deshacemos de los objetos basándonos en los sentimientos que estos puedan o no provocarnos; también hace que agradezcamos el uso que le dimos a esas cosas que ya no deseamos conservar. A continuación, te damos una serie de pasos básicos para que lo apliques en la oficina: 

Separar es primordial. Esto a veces se complica porque puede darse el caso de que tengas objetos repetidos de un mismo tipo y es cuando es necesario establecer cuáles quieres mantener porque realmente los utilizas. Lo primero que debes hacer es vaciar todos los estantes, gavetas, armarios y cajones para que no quede nada rezagado que puedas pasar por alto. Kondo afirma que “el desastre que verás sólo es la tormenta antes de la calma”, por lo que debes separar las cosas que te sirven de las que no. Trata de hacerlo sin darle largas a la jornada o extenderla varios días porque corres el riesgo de dejar la tarea inconclusa. 

Desecha sin contemplaciones. Lo sabemos, los sentimientos pueden invadirte y tentarte a no deshacerte de cosas que no usas, por eso te animamos a que deseches sin contemplaciones haciéndote estas preguntas: ¿Este artículo todavía me sirve? ¿realmente lo uso o lleva años llenándose de polvo? De esta manera te darás cuenta que si ya no es de utilidad te será más fácil salir de ellas. 

Acomoda las cosas en un solo lugar. Esto te ayudará a mantener las cosas en orden y sentirás que la labor no fue en vano. Trata de destinar un sitio para almacenar los papeles, las revistas, los libros, lápices, plumas, etc., ya que van todos juntos, pero no revueltos. Habilita una estantería vertical preferiblemente para que tengas todo a la vista y con fácil acceso.

Al poner en práctica estos pasos en tu lugar de trabajo (incluso en tu computadora) te aseguramos que tu oficina lucirá más ordenada y te permitirá tener mejor acceso a tus pertenencias. Un lugar ordenado es una mente ordenada. Puedes aplicarlo también a tu hogar para que todo se sienta más equilibrado y a gusto.

Por: GGBA

Fuente: OccMxMètodoKonmari

 

 


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: