Lealtad en las empresas: un asunto generacional – Blog de Empléate
fade
4932
post-template-default,single,single-post,postid-4932,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Lealtad en las empresas: un asunto generacional

Mucho se ha hablado de la lealtad que deberían tener los empleados que forman parte de una compañía o un emprendimiento, pero ¿este valor es realmente tomado en cuenta por los empleadores? Si bien la lealtad tiene varios significados, el enfoque que más sale a relucir es esa fidelidad que se tiene por la empresa, es lo mínimo que se espera del trabajador. Sin embargo, en la actualidad son muchas las empresas que están orientando sus políticas a tratar de establecer una relación de fraternidad genuina, es decir, que sea voluntaria.

Hay quienes señalan que existe una manera de medir la lealtad hacia las empresas al calcular los índices de rotación de personal. Se trata de una medida por la cual se estima la satisfacción de los empleados, así como los aciertos de la selección en el proceso de contracción. Sin embargo, esto es algo muy relativo y va a depender de la realidad de la empresa, de la situación económica del momento y del tipo de trabajador, ya que no será lo mismo el concepto de fidelidad que maneje un baby boomer que el que maneje un millenial.

Un asunto generacional

Con respecto a esto, cabe destacar que hace algunas décadas la lealtad empresarial era un concepto que los baby boomers y la generación X manejaban muy bien y lo tenían muy definido. Por ejemplo, los baby boomers sabían que lo mejor en su momento era permanecer en la misma empresa durante la mayor parte de sus vidas, mientras que la generación X trataba de estar en un lugar, solo el tiempo necesario, con miras a alcanzar una posición de liderazgo, es decir, adquirir un mejor valor dentro y fuera de la empresa, incluso con la experiencia adquirida para tratar de iniciar su propio negocio. Tener estabilidad era lo más preciado y las empresas lo reconocían con grandes beneficios.

En la actualidad esto se ha transformado y las empresas de alguna manera se están acostumbrando a tener un alto índice de rotación, aunque al respecto se generan opiniones encontradas. Una de las cosas que más quisieran quienes llevan las riendas de una organización es que ese personal que ha demostrado tener un excelente desempeño pudiese quedarse por mucho más tiempo, sin embargo, cada vez les resulta más complicado cumplir las expectativas de los líderes talentosos y las promesas ya no pesan tanto como antes. El otro extremo muestra que algunos empleados deciden quedarse en compañías que no les ofrecen crecimiento, entre otras razones, por temor a perder su principal fuente de ingreso, esto es contraproducente para ambas pues aunque la empresa piense que está ganando al no perder personal, la realidad es que ese tipo de trabajadores por lo general se encuentra descontento por lo que su rendimiento se puede ver comprometido, afectando la calidad del trabajo que ofrece y disminuyendo los índices de productividad de la empresa.

Un caso muy distinto es el de los millenials quienes tienen las herramientas para adaptarse a los nuevos modelos empresariales. Tratan de fusionarse con una empresa, aprenden la mayor cantidad de cosas nuevas y tratan de vivir la experiencia al máximo, sin embargo, esto no dura mucho y después de un par de años (tal vez menos) deciden acordar una separación amistosa.

En este sentido, las empresas deben enfocarse cada vez más en renovar sus filosofías y diseñar estrategias frescas que les permitan vincularse más con sus empleados, aún a sabiendas que no podrán evitar que se vayan en un corto o mediano plazo. Los empresarios deben tener presente que una alternativa para retener a los profesionales es haciéndolos partícipes del negocio, las decisiones y las ganancias, más allá de ofrecerles villas y castillas.

Se cree que hoy en día muchos de los empleados están de forma temporal en sus empleos hasta llegar a esas empresas soñadas, de allí surge uno de los retos a los que se enfrentan las organizaciones de hoy: crear una buena reputación. Esto no solo atraerá buenos profesionales, sino que además atraerá a los mejores clientes y colaboradores, es una garantía de que los mejores candidatos te buscarán.

Por GGBA

Fuente: https://www.portafolio.co/opinion/redaccion-portafolio/lealtad-empresarial-perseguido-alcanzado-56564

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario