En algún momento de nuestras vidas hemos sentido una necesidad inconsciente de aplazar alguna actividad, cómo limpiar nuestra habitación, hacer la asignación pendiente de la oficina o escribir algún trabajo de la universidad. Cuando aplazamos esa actividad en particular, después llega el tiempo inclemente a recordarte que debiste hacer lo que tenías pendiente y sientes una desesperación horrible combinada con pánico de no poder hacerlo bien.

¿Te sientes identificado? No te preocupes, todos hemos pasado por allí hasta el empleado estrella, el jefe, el profesor y ese estudiante extremadamente aplicado, pero ¿Qué los diferencia de los demás y pueden lograr sus asignaciones?

Procrastinar es el hábito de retrasar actividades que deben atenderse pero que son sustituidas por otras situaciones irrelevantes o agradables”

Para nuestra suerte, es posible cambiar este mal hábito. Lo primero que debes hacer para cambiar está costumbre es reconocer que has estado procrastinando.

Seguro te debes estar preguntando, ¿Cómo surgió este mal hábito? Tania Sanz la fundadora del portal habitualmente.com explicó que pueden ser por diversas razones sin embargo ella lo sintetizó en tres razones:

  1. Queremos tener una recompensa instantánea.
  2. Sobreestimamos nuestra productividad futura.
  3. Tenemos miedo.

La tercera razón aplica con el dicho “el miedo paraliza”, haciéndonos procrastinar y sustituir la tarea por algo más agradable en su lugar.

Sí deseas ahondar más sobre el artículo de Tania Sanz sobre cómo reconocer la procrastinación como un mal hábito haz click aquí .

Ahora que tenemos una noción básica de qué te pudo llevar a procrastinar, y reconocer que es un mal hábito, es hora de tomar cartas en el asunto.

  • Elabora una lista

Elabora una lista que sea corta y concisa, ya que si haces una larga te vas a sentir abrumada/o que te podría generar puede mucho estrés. Cuanto más corta sea tu lista será más fácil enfocarte para lo lograr que tienes planeado.

  • Crea rutinas

Por más cliché que suene, es importante que vayas a creando rutinas. Tania Sanz recomienda que comiences creando una por una, ya que se si comienzas a crear nuevas rutinas al mismo tiempo no vas a lograr ninguna. Lo importante es la calidad y no la cantidad.

  • Cuídate

Para poder ser eficiente, debes estar bien. Es importante que trabajes cuando te encuentres perfecto, ya que si estas agotado o de mal humor dalo por seguro que comenzarás a procrastinar. Para sentirte bien, descansa, ten una alimentación balanceada y procura hacer ejercicio.

Estas son unas estrategias sencillas con las que puedes comenzar para vencer la procrastinación, si quieres algo más detallado visita Facilethings o Habitualmente.

¿Te gustó la publicación? ¡Coméntanos y compártelo en tus redes sociales!

 Fuentes consultadas:

A %d blogueros les gusta esto: