La inteligencia emocional para integrarse en el trabajo – Blog de Empléate
fade
5354
post-template-default,single,single-post,postid-5354,single-format-standard,eltd-core-1.1.1,flow child-child-ver-1.0.0,flow-ver-1.3.7,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-grid-1480,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-vertical,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
Inteligencia Emocional en la oficina

La inteligencia emocional para integrarse en el trabajo

En el mundo laboral influyen muchos factores que se deben tener presentes al momento de desarrollar actividades en conjunto o simplemente para sentirte cómodo y poder trabajar sin mayores inconvenientes. Tal es el caso de la inteligencia emocional, un aspecto que sin duda contribuye a que los empleados se integren dentro de su entorno y consigan los objetivos propuestos. En la actualidad no puede haber en entorno laboral sin la inteligencia emocional, ya que si los trabajadores tienen la capacidad de gestionar sus emociones es más probable que consigan dirigir a un equipo con mayor éxito.

Tener inteligencia emocional implica poder comprender a los compañeros de trabajo a fin de saber cuáles son sus requerimientos para trabajar más a gusto con ellos. De esta manera, junto con tus requerimientos, hay más probabilidad de dar cumplimiento a los objetivos del departamento. Además, los trabajadores con inteligencia emocional saben escuchar por lo que consiguen establecer un ambiente laboral más productivo. Para tener éxito en el entorno laboral es necesario estimular la inteligencia emocional.

Las personas que saben gestionar sus emociones pueden mejorar su rendimiento en el trabajo y organizarse mejor con sus compañeros. Sin embargo, es usual que existan momentos de tensión y que el roce con algunos compañeros resulte inevitable. Para ello, las empresas deben tratar de crear estrategias para estimular en entendimiento y el desarrollo de la inteligencia emocional. La clave para conseguirlo está en contar con trabajadores más empáticos, que dediquen un poco de su tiempo a conocer los problemas del resto de compañeros.

En los años recientes la importancia de la inteligencia emocional ha ido ganado terreno y cada vez se le da más importancia, sobre todo en las organizaciones donde se encargan de buscan personal que pueda incorporarse al equipo de trabajo sin desatar tensiones o buscar generar controversias. La autogestión de las emociones, y la capacidad para escuchar al otro permiten a los trabajadores integrarse en el equipo de trabajo y conseguir los objetivos propuestos por la empresa.

Claves para aplicar la inteligencia emocional en el trabajo de equipo

Aprender a gestionar las emociones. Nuestro día a día se rige por las emociones, por eso es importante aprender a gestionarlas para no perder el norte y mantenernos centrados, no solo en nuestro entorno laboral, sino también en el personal. Somos seres emocionales y muchas veces la rabia o la tristeza se pueden apoderar de nosotros, sin embargo, es crucial comprender estos escenarios para que a pesar de lo que nos esté sucediendo podamos actuar de la mejor manera sin volcar nuestro enfado o echarle la culpa a los demás.

Practicar el autoconocimiento. Sin duda es clave al momento de integrarse a una comunidad laboral o social. Una convivencia tan accidentada como la de una oficina puede ser muy diferente cuando hay disposición de ponerse en la situación del otro. La empatía es una cualidad muy perseguida por las personas que trabajan en equipo. Las empresas requieren de la colaboración de los compañeros para seguir adelante y poder hacer frente a las demandas del mercado.

Escuchar al otro. Tener inteligencia emocional es saber escuchar y qué mejor que dedicarle un tiempo a saber qué piensa el compañero de trabajo y qué tiene para decir. Los empleados con capacidad de liderazgo y que se mantienen fieles a su equipo, son capaces de invertir parte de su tiempo en analizar los problemas de sus compañeros. La inteligencia emocional en este punto ayuda a los profesionales a gestionar mejor a sus equipos.

Ser cómplices de los compañeros. Acá se refiere a estar dispuestos a ayudar a los demás cuando lo necesiten, más allá de delegar responsabilidades. Ser cómplices implica saber cuándo un compañero necesita apoyo y estar allí para dárselo sin esperar nada a cambio.

Por GGBA

Fuente:https://noticias.universia.es/practicas-empleo/noticia/2019/02/07/1163568/importancia-inteligencia-emocional-mantener-trabajo.html

Greasy BolanosGreasy Bolanos
Greasy Bolanos
No Comments

Deja un comentario