Hace algunos años lo más importante para una persona era seguir un ideal profesional de vida, por ejemplo: estudiar una carrera, hacer un currículo, conseguir un trabajo estable y llegar a la jubilación, sin embargo, en la actualidad las cosas han ido cambiando y la tendencia es que, más allá de obtener una carrera, se formen constantemente como una manera de mantenerse al día y no quedarse en el aparato.

El avance de las tecnologías y lo rápido que cambian las cosas hace necesario un reajuste de los conocimientos, ya que es probable que lo que aprendiste hoy, en unos cuantos meses ya sea considerado obsoleto. Se trata de alcanzar un cambio de mentalidad en el que las personas comprendan que el hecho de haber estudiado una carrera no significa que ya llegaron a la cima profesional, o que resta muy poco por aprender. La clave es mantener una actitud continua de aprendices. 

En el caso de las empresas y los emprendedores, son estos quienes deben tratar de poner el foco en esa necesidad de adaptarse con facilidad a las exigencias del mundo actual, a ese entorno cambiante y demandante tanto profesional como personalmente. Pero claro, toda esta renovación comienza cuando se es capaz de reconocer que hay algo que está fallando y que, más allá de los conocimientos, son las habilidades las que permitirán enfrentarse a nuevas situaciones.

Por su parte, los jefes cumplirán un papel fundamental al momento de mejorar la capacidad de sus empleados y colaboradores, ya que son ellos quienes observan de una manera más directa el comportamiento, dándose cuenta de las fortalezas y debilidades. De esta manera se podrán establecer nuevos parámetros de cambio. En esta etapa es normal que algunos de los empleados se sientan algo incómodos por el temor a lo nuevo o sentirse poco preparados para asumir nuevos roles, sin embargo, es un riesgo que se debe correr. 

Si bien los empleadores son quienes toman la iniciativa de capacitar a su personal, cada vez es más frecuente que los propios empleados son quienes se encargan de buscar alternativas para capacitarse y mantenerse al día para aplicarse a su trabajo. 

Otra cosa que hay que tener en cuenta es actualizar y mejorar la imagen del perfil, ya que más allá de ser muy activo en las redes sociales, lo importante es ser auténtico en la información que se muestra. Es mejor mostrar y demostrar las capacidades, que buscar el nombre o la descripción perfecta.  

Por GGBA

Fuente: El País


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: